scorecardresearch
Enrique Sánchez Lubián

En el Camino

Enrique Sánchez Lubián


La mentira por verdad

13/01/2022

Cuando la verdad cotiza a la baja, los ciudadanos debemos estar alerta ante el debilitamiento de nuestra calidad democrática. Según un análisis publicado por 'El País', casi la mitad de las preguntas realizadas durante las sesiones de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados durante el año 2021 contenían falsedades, exageraciones o acusaciones sin pruebas. Los parlamentarios del Partido Popular y de Vox encabezaron tan vergonzoso ranking. A la vista de esto, no debe extrañarnos la cacería que algunos están realizando contra el ministro Alberto Garzón, tergiversando y aireando sesgadamente sus declaraciones sobre las macrogranjas, palabras, por cierto, acordes con las que sobre los riesgos de estas explotaciones ganaderas vienen realizando desde hace tiempo diferentes organismos, entidades medioambientalistas y las plataformas de ciudadanos afectados por ellas.
Frente aquello de que la información es poder, cada vez emerge con más fuerza la inquietante realidad de que la desinformación también lo es. En cuanto una mentira echa a rodar, es imposible controlarla. Unos la comprarán sin rechistar, otros intentarán refutarla y en algunos arraigarán dudas sobre su veracidad. Aunque ha habido compañeros que están esforzándose en contar cómo el bulo sobre las palabras de Garzón fue hinchado de forma artificial hasta convertirse en noticia de primera plana, hay gente en quien ha calado que el ministro atacó a toda la ganadería española, cuestionando sus buenas prácticas y poniendo en riesgo nuestra economía.
Manipular a quienes están dispuestos a creer solamente aquellos mensajes que les agradan es fácil. Los que se prodigan en ello no cejan. En ese bando encontramos de todo, desde periodistas y medios que retuercen la realidad para vendérnosla deformada a través de sus espejos plenos de embustes, hasta políticos que, como apuntaba, no dudan en conjugar falsedades desde cualquier tribuna pública o ante cuantos micrófonos les ofrezcan quince segundos de 'prime time' televisivo, pasando, como no, por quienes disfrutan divulgando falacias en las redes sociales. Así es que, y como consejo para el nuevo año y los venideros, concluyo la primera columna de 2022 recordando esta sentencia de Cicerón: «nada es más hermoso que la verdad y nada más vergonzoso que aprobar la mentira y tomarla por verdad».