scorecardresearch

La mejor Guía en 'su' campo de maniobras

I.G.Villota
-

La virgen de la Guía recorrió los terrenos próximos al campo de maniobras de la Academia de Infantería en su tradicional procesión, que cada 12 de octubre reúne a decenas de fieles

«Vamos mamá, que no llegamos». Es el comentario que hicieron dos niñas, de apenas seis o siete años, mientras atravesaban el cerro con sus zapatillas deportivas y su botella de agua. Iban acompañadas de su madre y la que probablemente sería su abuela. Estaban algo apuradas porque ya había salido la procesión de la Virgen de la Guía, la imagen con sede en la ermita del mismo nombre, situada en los terrenos del campo de maniobras de la Academia de Infantería. La imagen salió del templo, como lo hace cada 12 de octubre, para cumplir con una tradición que reúne a decenas de fieles, la mayoría de Santa Bárbara, el barrio más próximo a la zona, pero también de otros distritos de la ciudad.

El sol y las altas temperaturas también acompañaron a la virgen, ataviada con un mantón de terciopelo granate, que fue portada a hombros por mujeres y hombres que se fueron relevando a lo largo del recorrido entre vegetación por los caminos del campo de maniobras. Lo hicieron acompañados por el concejal de Cultura, Teo García, y el edil del PP, José López Gamarra, ambos estrechamente vinculados a Santa Bárbara.

Pero no todos los que subieron hasta la ermita participaron de la procesión. Algunos, los de mayor edad, esperaron a que volviese la imagen a su templo. Unos lo hicieron sentados en el poyete perimetral y otros en el patio interior tomando una limonada del porrón, comiendo tostones o tirando de la campana. Los más pequeños aprovecharon para corretear por este paraje natural plagado de encinas.

La mejor Guía en ‘su’ campo de maniobrasLa mejor Guía en ‘su’ campo de maniobras - Foto: Yolanda RedondoLa hermandad de la virgen de la Guía suma cerca de 800 hermanos, la mayoría por tradición familiar y vecinal, explican algunos de ellos a las puertas de la ermita. Pagan la cuota de cinco euros al año y se reúnen en este día que tienen marcado en rojo en el calendario, y no solo porque sea el Día de la Hispanidad y del Pilar.

Muchos aprovecharon también para disfrutar de este singular paraje, al que se accede por la puerta de la Academia de Infantería, y que se sitúa a unos tres o cuatro kilómetros del edificio militar.

Para facilitar el acceso, el camino hasta llegar a la ermita está plagado de señales colocadas por la Policía Militar, cuyos efectivos también están estratégicamente colocados en algunos puntos para guiar a los posibles despistados.

La mejor Guía en ‘su’ campo de maniobrasLa mejor Guía en ‘su’ campo de maniobras - Foto: Yolanda RedondoLos asistentes se encuentran con un cerro, el del campo de maniobras, en el que hay carteles que alertan del riesgo de caída de proyectiles, con vegetación y con senderos por los que da gusto transitar a pesar del calor.

La virgen de la guía recorre esos senderos solo el 12 de octubre, pero los festejos en su honor empiezan antes. El sábado pasado los fieles se reunieron en torno a un plato de migas y un buen vino, para ir calentando motores.

Más fotos:

La mejor Guía en ‘su’ campo de maniobras
La mejor Guía en ‘su’ campo de maniobras - Foto: Yolanda Redondo
La mejor Guía en ‘su’ campo de maniobras
La mejor Guía en ‘su’ campo de maniobras - Foto: Yolanda Redondo
La mejor Guía en ‘su’ campo de maniobras
La mejor Guía en ‘su’ campo de maniobras - Foto: Yolanda Redondo