El IES Julio Verne de Bargas denuncia hacinamiento

J.M.
-
El IES Julio Verne de Bargas denuncia hacinamiento

Los docentes reclaman la creación de seis aulas más para el próximo curso y denuncian que la dotación de dinero se ajusta a un centro de 600 alumnos. En verdad tiene casi mil

Los profesores del IES Julio Verne de Bargas se han constituido como asociación para denunciar las condiciones de este centro educativo público afectado por un problema de masificación de alumnos y deficiencias de instalaciones que ha desembocado en una primera concentración celebrada el jueves a las puertas del edificio. El equipo lamenta que el número de estudiantes duplica un edificio dimensionado para unos 500 jóvenes. «Hay una cuestión de hacinamiento, con chicos metidos en departamentos o almacenes, espacios que no son habitables», indicaron ayer a este diario.
La Asociación de Profesionales del IES Julio Verne se queja de que habrá en el curso 2019/2020 casi un millar de alumnos, con un incremento del 37,5 por ciento en tan sólo tres cursos académicos. «El director provincial ha prometido cuatro aulas más, pero a fecha de junio no hay nada hecho», lamentan, teniendo en cuenta que está prevista la incorporación de 75 estudiantes de Primero de ESO el próximo curso. «La docencia se practica en lugares inadecuados y en condiciones indignas para estudiantes y profesorado», inciden. Por ejemplo, no hay ascensor, y el personal con problemas motrices deben subir escaleras para desempeñar su trabajo.
De esta manera, se quejan de que las aulas están mal dotadas en cuanto a sillas, mesas, pizarras y luces fluorescentes. Incluso, hay persianas rotas porque la dotación económica del centro se queda escasa para costear el mantenimiento del edificio. Así, señalan que el presupuesto anual ha quedado obsoleto porque la asignación económica se corresponde a un centro con 600 estudiantes.
En este sentido, los profesores subrayan que el material tecnológico está provisto por el profesorado, y en ocasiones por el propio AMPA. Y recalcan que las clases de Educación Física se imparten a la intemperie, con los vestuarios en demolición. Además, hay fallos en los accesos a la tecnología de la información.
«La falta de espacios dobles y triples -y dotados- afecta a los espacios específicos de Educación Física, Música, Educación Plástica y Visual, Tecnología y aulas Althia (informática). También a un salón de actos con problemas de acústica, visibilidad, capacidad, ruidos y acceso a otras aulas, y siguiendo por espacios angostos de atención a familias y de reunión del profesorado», señalan.
Los profesores del IES Julio Verne de Bargas mencionan además que hubo un 63 por ciento más de estudiantes expulsados en el primer trimestre con respecto al mismo periodo del 2017/2018 y un 32 por ciento en el segundo trimestre. «La conflictividad por la atención insuficiente a la diversidad del alumnado con necesidades específicas detectadas y otras por serlo aún, y a los estudiantes altamente disruptivos, por la falta de profesionales específicos suficientes y de espacio para su desarrollo, socava la convivencia del centro», aseveran al respecto.
necesidad de aulas. Los profesores manifiestan la necesidad de la construcción de cuatro aulas nuevas para el próximo curso, en correspondencia al aumento del número de grupos. «Serían seis si queremos dejar de usar como aulas los laboratorios, la salida de emergencia del primer piso y la salita de la casa del conserje. Además, es necesario construir espacios para que los profesores puedan reunirse con los padres porque el único que tenemos desaparecería al ampliar la jefatura», resaltan en un informe elaborado por los profesores sobre las deficiencias del edificio público.
Los profesores del IES Julio Verne de Bargas iniciaron esta semana la ronda de movilizaciones de periodicidad semanal con la que pretenden difundir las carencias del centro. Junto con ellos, estuvieron también en la convocatoria representantes sindicales, integrantes del AMPA de este mismo centro educativo y algunos padres de los alumnos.baba