scorecardresearch

Los Talegas van a 100

J. M. Loeches
-

Los atletas de Los Yébenes Manolo Pérez, Mariano Garoz y Félix Avendaño se estrenaron el pasado fin de semana en una prueba de ultrafondo con el triunfo en equipos de tres en la 100k Madrid-Segovia

Los Talegas van a 100

Se llaman Manolo Pérez, Mariano Garoz y Félix Avendaño, y son de Los Yébenes. El pasado sábado consiguieron el triunfo por equipos de tres en la exigente Madrid-Segovia, una prueba de 100 kilómetros con un desnivel positivo de unos 2.500 metros. La victoria ya de por sí tiene mérito, pero más aún si se aporta el dato de que era su debut en una carrera de ultrafondo.

Los Talegas fue el nombre escogido para el trío, y no por casualidad. Fue algo así como coger los bártulos y ponerse a correr. Como mucho, se habían atrevido con maratones, y desde 2020, a raíz del estallido de la pandemia. Es verdad que la preparación había sido concienzuda, al entrenar incluso los avituallamientos y los ritmos. De todas formas, luego había que exponerse en el terreno.

Y es que, no fue precisamente un camino de rosas. Como cuenta Manolo, «hay momentos para todo; correr en grupo es muy gratificante porque te vas divirtiendo, pero también tienes que ir conjugando las pájaras de unos con las de otros». De hecho, él mismo sufrió unos dolores muy pronto que, por suerte, «se acabaron pasando».

Los Talegas van a 100Los Talegas van a 100Respecto a luchar por la victoria, el atleta yebenoso reconoce que no era un objetivo prioritario, pero sus compañeros ya sabían que marchaban primeros en torno al kilómetro 17. «Pero no me lo dijeron porque soy el más competitivo de los tres, y no querían que les apretase», bromea Manolo.

Fue ya en el kilómetro 40 cuando la posibilidad de triunfo empezó a coger forma para los tres, pero es verdad que los problemas estomacales hicieron mella en los tres corredores a lo largo de toda la prueba. Sin duda, la situación más dura se produjo en la subida a Cercedilla, con 15 kilómetros de puerto que pusieron en aprietos a las piernas de los participantes. Los Talegas se tuvieron que parar más de media hora para reponer fuerzas porque uno de sus componentes empezó a encontrarse mareado.

De hecho, el final de la prueba fue un poco suplicio, sin prácticamente poder correr y solo andar, a pesar de que el terreno resultaba más favorable, prácticamente en bajada. Pero la victoria ya estaba en el bolsillo después de 12 horas y 45 minutos. Un reto abordado cuando estos corredores no habían pasado nunca de «más de tres horas y pico», como apunta Manolo.

Los Talegas van a 100Los Talegas van a 100Es verdad que se habían ejercitado durante cinco o seis días por semana, con un gran fondo de kilómetros en meses anteriores, aunque fue en julio y agosto cuando intensificaron el trabajo. «No fue nada fácil poque hemos tenido un verano horroroso en cuanto a temperaturas, y teníamos que salir a las 6 de la mañana para evitar el calo», cuenta el atleta yebenoso, que también desvela que incluso habían probado «a comer paella y correr después».

La prueba constaba de doce avituallamientos en los que se iban poniendo sellos a los grupos, para controlar sus progresos. Todo se vio recompensado por una llegada en la que les estaban esperando familiares y amigos. Si bien, los tres también se llevan las experiencias que pudieron intercambiar con otros participantes. Los Talegas piensan continuar con sus aventuras, y la Madrid-Segovia no ha hecho más que abrir un melón que tiene que continuar con otras pruebas. Ya hay algunas en la agenda: la Ultra Sanabria, la Transvulcania o la Transgrancanaria.