scorecardresearch

Unos 200 afectados protestan por la denegación de riegos

J.M.
-

Nace la Asociación de Aguas Tajo Izquierda, que comprende 20 municipios de la provincia. «Cercena el desarrollo económico de la zona», denuncian por las decisiones de la CHT

Unos 200 afectados protestan por la denegación de riegos

Unos 100 agricultores, ganaderos e industriales concurrieron el pasado día 11 en la primera asamblea ordinario de la recién constituida Asociación de Aguas Tajo Izquierda, que comprende un extenso territorio de más de 20 municipios de la provincia. La Casa de la Cultura de Mora albergó este encuentro de afectados de propuestas de resolución negativas de concesiones de riego por parte de la Confederación Hidrográfica del Tajo. «Cercena el desarrollo económico de la zona», apunta a este diario un miembro de la junta directiva, el cultivador de pistacho temblequeño Luis Antonio Santiago.

El colectivo sostiene que la decisión de la CHT no está justificada con estudios técnicos y considera que las masas de agua de Ocaña, Algodor y Sonseca «no están mal». La negativa a las solicitudes de concesión de agua, incluso las remitidas antes de 2017, han motivado el nacimiento de esta asociación compuesta por unos 200 socios.

El colectivo, constituido en 2011, ha formulado propuestas al borrador del Plan de Cuenca para la planificación de 2022-2027 referidas a las tres meses de agua. «Dichas alegaciones están basadas, entre otros puntos, en el desconocimiento de las masas, al no existir datos suficientes para poder tomar la determinación de declararlas en estado de no alcanzar el buen estado cuantitativo», afirma el colectivo.

Los representantes de la asociación se han reunido con la Junta, las organizaciones agrarias Asaja, UPA y COAG, así como cooperativas agroalimentarias y la Confederación Hidrográfica del Tajo. Entre las preocupaciones, figuran las alegaciones al borrador del Plan de Cuenca y la masiva denegación de concesiones.

La gran mayoría afecta a cultivos leñosos como la viña, el pistacho, el almendro y el olivar. «La denegación de estas concesiones, y la rescisión en un futuro del regadío en estas comarcas, generarán el abandono total de la población, al no disponer de empleo. De igual manera, con las medidas propuestas en el borrador del Plan de Cuenca, se limita cualquier posibilidad de poder desarrollar actividad industrial asociada al sector primario, a excepción únicamente de aquellas que se generen en núcleos urbanos o sean consideradas de interés general», reprochan.

El colectivo afirma que la Confederación Hidrográfica del Tajo se mostró rotunda en la postura de aprobar un paquete de concesiones hasta los 4,5 hectómetros cúbicos y en denegar el resto. De esta manera, la asociación demanda que el presidente de la Junta, Emiliano García-Page, o la Consejería de Agricultura «ponga más énfasis» en la presión a la CHT para que este organismo tenga en cuenta las propuestas de aprobación de las concesiones pendientes hasta la fecha.

«¿Cómo es posible que estemos haciendo trasvases y negando concesiones a vecinos de la cuenca?. Si me estás restringiendo a mí, cómo derivas agua», critica Santiago, quien señala que la agricultura «no se concibe si no tiene apoyo de riego». Y apostilla:«Los cultivos de secano no son rentables».

En este sentido, afirma que apenas hay riego de aspersión entre los perjudicados sino que abunda el goteo, como medida para ahorro del consumo.