scorecardresearch

El último tramo de la Ronda del Tajo estará listo en diciembre

Leticia G. Colao
-

El vial que cerrará la Circunvalación Suroeste, de 1,5 kilómetros de largo, cuenta ya con la primera capa de imprimación a las que seguirán las de rodadura

El último tramo de la Ronda del Tajo estará listo en diciembre - Foto: Manu Reino

Los trabajos de construcción del último tramo de la Ronda del Tajo avanzan más rápido de lo previsto y adelantarán su finalización en dos o tres meses según las estimaciones iniciales. Las obras, que se iniciaron en los meses de febrero  y marzo tras firmar en diciembre el acta de replanteo, tenían hasta marzo de 2023 para su conclusión, aunque según confirman desde Fomento podrían estar finalizadas y puestas en servicio «a mediados o finales de diciembre».

El director general de Carreteras de la Consejería de Fomento, David Merino, confirma a La Tribuna el buen desarrollo de los trabajos, que ha contando con todas las circunstancias de cara, mejorando así el periodo de ejecución.

Se encuentra así más cerca la finalización de la Ronda del Tajo y  su unión total con la Variante Suroeste realizada por el Ministerio. Este último tramo, sin rematar desde que en 2011 se abriera la Ronda del Tajo, ejecutada por el Gobierno regional, supondrá el cierre definitivo de la Circunvalación Sur, que desviará el tráfico pesado del centro de la ciudad.

El nuevo vial cuenta con 1,5 kilómetros de largo con algo más de un millón de euros de presupuesto. Partirá de la glorieta existente en el kilómetro 120 de la N-520 (carretera de Alcaudete de la Jara) y finalizará en el punto kilométrico 0,670 de la CM-4102 (o carretera de Los Navalmorales), mejorando las comunicaciones entre las estructuras viarias existentes.

Los nuevos carriles, uno por sentido, ocuparán 10 metros del total de la calzada. 3,50 metros será para cada carril más 1,50 de arcén a cada lado, y sin acera. La carretera tendrá una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora.

El avance de las obras es más que visible. Después de la realización del terraplén, los operarios trabajan en las capas inferiores del  firme, finalizando la imprimación previa que posteriormente servirá de base a las capas de asfalto.

Posteriormente, pasado ya el puente festivo del 12 de octubre, indica Merino, se empezará a extender la primera capa de aglomerado, al que seguirán unos trabajos de remate, entre ellos la retirada de un poste eléctrico que debe realizar Iberdrola, y que se retrasará hasta finales del presente mes. Tras eso, ya en los primeros días de noviembre, se extenderá la segunda capa o capa de rodadura.

Todos estos pasos necesitan posteriormente su tiempo de estabilización. Así, tras dejar una semana o 10 días, comenzarán a pintarse las marcas viales, la limpieza de la nueva infraestructura y los remates finales, y si las condiciones climatológicas no lo impiden, las obras pueden estar finalizadas y el nuevo vial abierto al tráfico a mediados o finales del mes de diciembre. «Esta es la planificación que tenemos, siempre que la climatología nos ayude», indicó el director general de Carreteras, aunque ya en las capas superiores las inclemencias del tiempo no molestan tanto.

El recortar unos tres meses sobre los plazos previstos de ejecución se deben a diferentes variantes, entre las que se encuentran el inicio de los trabajos casi en primavera con la llegada del  buen tiempo y la ausencia de lluvias, favorable en este caso. «Lo que afecta más a la climatología, la primera parte, se ha realizado en verano  y todo nos ha venido de cara». Asimismo, Merino destaca la buena disposición de la UTE constructora, formada por la talaverana Asfaltecno Obras y Servicios S.A. y la Constructora Consvial S.L, y la buena elección de materiales.

Más de 10 años después. Desde la Consejería de Fomento, Merino se muestra ampliamente satisfecho por ver de cerca la conclusión de esta infraestructura, esencial en el futuro de la ciudad. Así, recuerda que el convenio de estas obras se firmaron en el  Ayuntamiento talaverano en 2007, dando por concluidas las obras en 2011, aunque a falta de este tramo, que dejaba sin sentido el objetivo último  de la carretera. «Con esta obra se da continuidad a toda la circunvalación sur de Talavera», indica.

La finalización de la Circunvalación y el paso diario de más de 2.500 vehículos, según datos de Fomento, vendrán apoyados también por el cada vez más cercano desdoblamiento de la antigua N-V,  con el protocolo ya firmado entre Ministerio de Transportes, Junta y Ayuntamiento. Merino asegura que son «pasos decisivos» y relacionados, porque el tráfico que venga desde Madrid o el norte de España y tenga que ir a CM-4102 o la N-502 «ya no tiene la obligación de pasar por el centro de Talavera».