scorecardresearch

Paisajes que emocionan más allá de lo artístico

Lola Morán Fdez.
-

El talaverano Vicente Martín Calderón inaugura este viernes una exposición solidaria cuyos beneficios irán destinados a la Fundación del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo

La muestra a beneficio de la Fundación del Hospital Nacional de Parapléjicos reúne 55 obras de Martín Calderón. - Foto: L.T.

Vicente Martín Calderón lo ha vuelto a hacer. Tras dos años marcados por la pandemia del coronavirus, que le llevó a permanecer un tiempo en la UCI y a lo que se sumaron otros problemas de salud, Martín Calderón ha demostrado una vez más su solidaridad donando parte de su obra a una loable causa. Esta vez, su generosidad tiene como destino la Fundación del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, en cuyo hall se inaugurará este viernes 22 de abril y donde se podrá disfrutar hasta el 30 de mayo.

Tal y como explicó Martín Calderón a La Tribuna, esta exposición  reúne un total de 55 cuadros que tienen como protagonistas a diferentes ciudades de la geografía española. Algunas de las pinturas las realizó antes de la pandemia para exposiciones que, a causa de la situación sanitaria, no ha sido posible llevar a cabo, y otras han sido elaboradas durante su convalecencia. Durante este tiempo se ha entregado también a la escritura de poesía, género al que ha dedicado también una veintena de poemas a los pacientes de Parapléjicos que ellos mismos leerán en el acto inaugural de la muestra.

En las pinturas de la colección donada a esta fundación se puede encontrar una selección de paisajes de ciudades españolas como Cádiz, Tarragona, Murcia, Madrid y Toledo, entre otras muchas. Están elaboradas en técnica mixta, con acrílicos, acuarelas y tinta china, fundamentalmente, en soportes reciclados. Así, se pueden encontrar dibujos en papel de periódico sobre crónicas de autores como Mario Vargas Llosa, enmarcados además en maderas recicladas tratadas por Martín Calderón para un mejor resultado.

La muestra a beneficio de la Fundación del Hospital Nacional de Parapléjicos reúne 55 obras de Martín Calderón.La muestra a beneficio de la Fundación del Hospital Nacional de Parapléjicos reúne 55 obras de Martín Calderón. - Foto: L.T.por admiración y amistad. Se trata de una exposición que nace en cierta manera como reconocimiento a un amigo de Martín Calderón, Miguel Ángel Fernández Martínez, que se lesionó la médula en un accidente de moto a los 18 años y se quedó parapléjico. «Fue un tío que se enfrentó con 18 años a ese problema y dijo: yo tengo que vivir y salir adelante», explicó el artista, recordando cómo la primera vez que le vio en su negocio, 'El Rinconcito de Gredos' en Cuevas del Valle, se quedó admirado de cómo gestionaba este restaurante y casa rural, «cómo llevaba los desayunos en la bandeja, en la silla de ruedas, cómo servía las mesas». «Me quedé alucinado, ese sacrificio de superación me dejó totalmente alucinado y pensé que la próxima exposición que hiciera sería para Parapléjicos», rememoró.

Este proyecto es otro más de los que lleva desarrollando este talaverano desde hace años, cuando decidió donar obra para una exposición a beneficio de APACE. Desde esa primera ocasión, ha ido sumando nuevos 'regalos' a la sociedad, en concreto a entidades como ASEM-CLM, con un proyecto para recabar dinero para  construir escuelas y guarderías en Benín (África), con Infancia Solidaria, entidad que trae a España niños con cardiopatías para intervenirles quirúrgicamente. En este último caso, se sintió además «muy identificado» con la causa, ya que padece cardiopatías,  aunque no se ha ceñido a este ámbito y ha colaborado también donando obra a beneficio de niños de Nepal.

En todos ellos, además de donar el dinero obtenido con la venta de sus obras, cedió las pinturas sin adquirir para las entidades beneficiarias, bien para sus propias instalaciones o para rifarlas en eventos benéficos y seguir colaborando en la consecución de fondos para su correspondiente causa.

Esta vez también lo hará, pero por vez primera ha propuesto que la obra no vendida se sortee entre los pacientes de Parapléjicos que, de esta manera, se quedarán con un pedacito de su cariño en forma de pintura. Y él, se queda con la satisfacción de poder colaborar.