scorecardresearch

El culto a San Miguel Arcángel en Toledo y provincia

José García Cano*
-

Este miércoles se celebra la festividad de San Miguel Arcángel. En diversos pueblos de la provincia es el santo protagonista. Es el caso de Novés, Robledo del Mazo y Alberche del Caudillo. En Toledo está presente en la iglesia de San Miguel el Alto

Imagen de San Miguel Arcángel.

En tan solo un par de días celebramos la festividad de San Miguel Arcángel, un santo presente en la ciudad de Toledo en la iglesia de San Miguel el Alto, sede canónica de la muy querida y antigua Cofradía del Gremio de Hortelanos. Esta iglesia de tres naves, heredera de un claro pasado musulmán, aún conserva su torre mudéjar, así como un pequeño cobertizo, algo que la hace muy original pues no es muy habitual encontrarnos una construcción de este tipo adosada a una iglesia de Toledo, algo que sí ocurre por ejemplo con ciertos conventos. La explicación puede encontrarse posiblemente en la existencia de una antigua hospedería frente a la propia iglesia, a la cual se accedería desde el mismo templo, sirviendo el citado de cobertizo de comunicación entre ambos inmuebles. No olvidemos el pasado templario de esta iglesia toledana, la cual conserva alguna cruz de la Orden del Temple confirmando la presencia en nuestras tierras de esta orden medieval. Hoy en día la iglesia de San Miguel es filial de la cercana parroquia de San Justo.

Igualmente en diversos pueblos de nuestra provincia San Miguel es el santo protagonista. Tal es el caso de Novés, donde ahora tienen lugar las fiestas en honor a San Miguel y a la Virgen de la Monjía, una fiesta muy antigua que recuerda la antigua feria de ganados que arrancaba precisamente el día 29 de septiembre. Ya desde el día 26 comienzan los actos teniendo lugar la procesión que los vecinos denominan del Encuentro, porque la Virgen de la Monjía se encuentra con la imagen del Niño Jesús, al que han sacado de la iglesia, siendo habitual que durante el recorrido se enciendan luminarias y se quemen castillos de pólvora por parte de los devotos y vecinos. Sin duda el día más importante de estas fiestas es el día 29, momento en el cual se celebra la procesión conjunta de la Virgen de la Monjía y San Miguel, quedándose la primera todo el año en el interior de la iglesia hasta el día de San Isidro (15 de mayo). Al mismo tiempo se celebran diversas actividades como festivales taurinos, verbenas y diferentes eventos culturales.

Otra localidad toledana que tiene como patrón a San Miguel es Robledo del Mazo, bella localidad que antaño perteneció al Señorío de Talavera y ubicada en la Comarca de la Jara, lugar que se pobló gracias a las colmenas y a los primeros vecinos que se dedicaron a esta labor. Su iglesia parroquial estuvo dedicada a Nuestra Señora del Robledo, aunque a partir del siglo XVIII se dedicó a Nuestra Señora de la Consolación, si bien posteriormente la titularidad pasó a Nuestra Señora de la Encarnación. Como curiosidad el origen del nombre de Robledo del Mazo proviene de cuando los colmeneros fundadores del lugar, idearon un sistema para ahuyentar a los osos que frecuentaban sus colmenas; desarrollaron un artilugio con un mazo, el cual era movido por la fuerza del agua del arroyo del Endrino y de esa manera, con los golpes que producía el mazo, conseguían que los osos no se acercaran a las colmenas ayudando a que aquellos primeros pobladores pudieran recoger la miel tranquilamente.

Alberche del Caudillo es otro de los enclaves provinciales donde San Miguel es el patrón, celebrándose anualmente su festividad. Destacamos la imagen de San Miguel que junto a la del Cristo Crucificado se encuentran en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, de moderna construcción ya que Alberche del Caudillo recordemos que es un enclave de reciente creación, ya que fue gestado desde el Instituto Nacional de Colonización en los años 50 del siglo XX.

A San Miguel tradicionalmente le llamamos el pesador de almas, ya es aquél que pesará nuestras almas antes de entrar en el cielo. A esta creencia se la denomina psicostasis, es decir la valoración de si un alma es o no buena a través del peso de la misma, ya que en la antigüedad se pensaba que el alma se debía pesar en una balanza para saber cuál sería su destino. También se ha comparado a San Miguel con el dios griego Hermes (aquél que guiaba las almas al Hades) ya que el primero adoptó algunos atributos del segundo. No debemos olvidar que en buena parte de nuestras iglesias la imagen de San Miguel aparece matando o atacando al diablo (en algunos casos a un dragón), como símbolo del bien contra el mal. Como ejemplo recordemos uno de los frescos de la iglesia toledana de San Román, hoy Museo de los Concilios.

*José García Cano es académico correspondiente en Consuegra de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo.