scorecardresearch
Juan Ignacio de Mesa

Barrio de Santo Tomé

Juan Ignacio de Mesa


Datos

02/05/2022

Esta semana el debate entre partidos políticos, como ya llevamos años escuchando, carece, salvo excepciones, de datos que sustenten las opiniones de unos y de otros. Como los partidos políticos tienen hinchas, más que militantes, cada uno da la razón a los suyos, careciendo de la más elemental capacidad crítica para poder mejorar el discurso que nos sueltan cada día. Así que vayamos a los datos y que cada uno saque sus conclusiones.
La caída del consumo en el primer trimestre supone que las previsiones del Gobierno de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) caigan del 7 al 4,3%. Como el PIB per cápita de 2021 estaba al nivel de 2005, seguiremos estancados unos años hasta que podamos recuperar lo que ya teníamos hace 17 años. Y otros lo han debido hacer mejor, ya que España ha pasado de suponer el 1,9% del PIB global a solo un 1,3%. No lo estamos haciendo bien. Y vamos con otras magnitudes, hemos pasado de un paro del 9,1% en 2005 a un 15,4% en 2021. El déficit público estructural aumenta de un 3,4% sobre el PIB en 2005 a un 5,1% en 2021. La deuda pública se incrementa de un 42,4% en 2005 a un 119% en 2021. Y puedo seguir poniendo datos. Aumenta el empleo, superando los 20 millones de empleados, pero el sector privado está con un millón de puestos de trabajo menos que en 2008.
Mientras, aumenta el empleo en el sector público, con un crecimiento del 6,8% desde 2019, pero deberíamos tener más datos para conocer donde se ha producido este incremento y así saber si ha sido debido a que tenemos más médicos y maestros, o el crecimiento se ha generado en sectores que no generan servicios directos al ciudadano. Y para rematar, un dato curioso. Tanto hablar de empleo temporal ¿saben ustedes dónde se da el mayor porcentaje de este tipo de contratación? Pues sí, en el sector público con un 30,9%, lo que supone 11,6 puntos más que en sector privado. Quizás debamos analizar un poco quién gestiona más y mejor, racionalizar el gasto y pensar en  el ciudadano como centro de atención de los servicios públicos.