Los números no miden golpes, lágrimas, insultos ni miedos

M.G
-

El portavoz de Ciudadanos, Esteban Paños, lee un sentido manifiesto que reconoce logros, pide mejoras y más recursos y homenajea a personas y colectivos que llevan años de lucha

Los números no miden golpes, lágrimas, insultos ni miedos

No siempre las cifras van ligadas a la ganancia o a lo positivo, algunas son «inhumanas, descarnadas y frías», como apuntó el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Esteban Paños, durante la lectura del manifiesto en la concentración mensual que se celebra en el parque de la Vega contra la violencia machista. Cinco cifras hablan de un panorama sombrío y de la necesidad de cambios. «52 mujeres asesinadas en lo que va de año de las 1.028 que han perdido la vida desde que hay registros. Sólo 11 de las víctimas de 2019 habían presentado denuncia. También hay 43 menores huérfanos en estos meses, de un total de 275 niños que se han quedado sin madres desde 2013.
Paños reconoció que las cifras son necesarias y ayudan a visibilizar la problemática, «pero también son insuficientes porque hay cuestiones que los números no pueden explicar ni medir». En este sentido, continuó:«Es imposible medir las miradas, las palabras, los gestos de un acosador. Es imposible cuantificar la rabia. ¿Quién calcula el temor a la incomprensión o al rechazo que siente  una mujer acosada y maltratada? ¿Cómo se mide la soledad?»
El portavoz de Ciudadanos, encargado en esta ocasión de dar lectura al manifiesto dentro de este acto organizado por el Consejo Local de la Mujer, subrayó que no existen números para calcular «la ansiedad, las lágrimas, los golpes o los insultos» que sufren las víctimas de la violencia de género, como tampoco se puede medir «la ayuda, el cariño y el respaldo» de familiares, de amigos, de entidades, de las fuerzas de seguridad, de abogados y de todos aquellos que trabajan y prestan su colaboración para luchar contra esta lacra.
Paños remarcó que todo lo logrado hasta ahora es fruto del esfuerzo y se ha conseguido que la violencia de género «deje de ser un tabú». Sin embargo, todavía no es suficiente «porque muchas víctimas siguen solas, porque fallan las medidas de protección y alejamiento y las leyes; porque faltan recursos; faltan juzgados; porque demasiadas personas niegan hoy el problema». Sin embargo, Ciudadanos tiene claro el camino y lamenta «el silencio cómplice de unos pocos» frente a una sociedad que está pidiendo «igualdad real y el fin de esta lacra».
Propuestas. El camino es largo y Ciudadanos es consciente de ello, pero también «de que cada uno de nosotros tiene que seguir trabajando en nuestra esfera inmediata por la igualdad real», que hay que continuar «exigiendo el Estado y las administraciones públicas más medidas y recursos. Además, «hay que seguir «alzando la voz para que cada vez más víctimas sepan que cuentan con nosotros», hay que poner «el foco en los acosadores, maltratadores, violadores y asesinos» y no olvidar tampoco lo logrado en estos años «para seguir avanzando juntos».
Por último, Paños también aprovechó la lectura del manifiesto para realizar un pequeño homenaje a  Ana Orantes, que se atrevió hablar aunque poco después fue quemada por su marido;«a las valientes que interpusieron las primeras denuncias a finales de los 90 y al Defensor del Pueblo que redactó el primer informe sobre violencia doméstica en 1998;a «Ángeles Álvarez, que elaboró la primera guía para mujeres maltratadas en 1999»;a la ONU «por instaurar el Día Internacional de la Violencia contra la Mujer;y a quienes pusieron en marcha el turno de oficio especializado.
Pero el portavoz de Ciudadanos tampoco se olvidó «de los políticos que comprendieron y comprenden el mensaje de una sociedad que se desangra...;a cada persona que está detrás de la línea 016;a todas las personas, asociaciones y colectivos que visibilizan y sensibilizan...»Yen este escueto homenaje no podían faltar varios nombres, como  la Asociación de Mujeres María de Padilla, Dama, Ahige, Mujeres de Negro contra la Guerra, la Plataforma 8-M y el Consejo Local de la Mujer, en el que también se integra este partido.