Más de 600 toledanos reposan en el Valle de los Caídos

M.G
-

Se desconoce el número exacto de cadáveres trasladados a la cripta. El registro del Ministerio de Justicia contabiliza 637 restos mortales. Del cementerio de Toledo se exhumaron 135 cuerpos

Más de 600 toledanos reposan en el Valle de los Caídos - Foto: Javier Pozo

En cajas negras, con el lugar de procedencia y el número de cadáveres escritas en el frontal de cada una, como si se tratase de ordenar el archivo de una biblioteca. El traslado de restos mortales al Valle de los Caídos no se hizo de cualquier manera. El método fue similar en todos sitios y las escenas de las exhumaciones en los cementerios de pueblos y ciudades, el cargamento de cajas en camiones militares y su traslado de noche se repitieron, sobre todo, días antes de que Franco inaugurara el monumento. Los gobernadores civiles manejaban listas para llenar lo antes posible la cripta de ese imponente mausoleo a petición del Ministerio de Gobernación, pero los planes no salieron según lo pensado y la primera batida fue un fracaso y  tuvo que crearse una comisión específica para llevar el asunto.
A pesar de que se trató de una operación meditada, con muchos cálculos de antemano, se desconoce el número de cadáveres exacto que  están enterrados en la cripta que corona el Valle de Cuelgamuros. Y lo mismo ocurre con los restos de toledanos, ya que tampoco se sabe con exactitud el número de restos que se apilaron en esas cajas diseñadas como ataudes-columbarios. Ni las investigaciones de numerosos historiadores ni el registro oficial de Patrimonio Nacional acierta porque en muchos casos se exhumaron fosas colectivas en distintos cementerios sin que se cuantificaran los cadáveres a los que también hay que sumar  todos los enterrados -12.669- en los laterales de la cripta, un emplazamiento de segunda para los represaliados, según detalla la historiadora Queralt Solé en un trabajo publicado en ‘Hispania Nova’ hace una década.
En principio, el Gobierno tiene contabilizados 33.832 restos mortales, pero los expertos calculan que el número puede oscilar entre 40.000 y 60.000 enterrados. Las cifras continuarán bailando, como ocurre también con Toledo. Patrimonio Nacional tiene registrados 637 cadáveres  procedentes de la provincia, buena parte con nombres y apellidos, pero el registro se queda corto y ya se conoce que hubo, al menos, veinte cadáveres más de los contabilizados procedentes del cementerio de Toledo capital.
El 25 de marzo de 1959 se ultimaron los preparativos en el cementerio de Toledo para que el camión trasladara a 115 kilómetros un cargamento de cajas que contenían 135 cadáveres, según se recogió en el diario El Alcázar, de los cuales 63 procedían de una fosa común.  Pero el Valle de los Caídos fagocitó muchos restos mortales más de toledanos en la primavera de ese año
Patrimonio Nacional tiene registrado también 432 cadáveres procedentes de Talavera de la Reina, algunos sin identificar porque procedían de fosas comunes. En muchos casos no se solicitaba el permiso familiar, en otros tampoco se obtenía, y se tomaba la decisión para ganar espacio en los cementerios.
La llegada de camiones a la entrada del Valle de los Caídos fue una constante cinco y seis días antes del 1 de abril, fecha de la inauguración oficial.  El calendario también eligió llevar los restos de Primo de Rivera cinco días antes, una mudanza significada, en andas con relevos cada cien metros, desde el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, a 14 kilómetros de la imponente cruz granítica de 150 metros de altura con la misión de publicitar la reconciliación.
otras fechas y lugares. Más de una decena de pueblos de la provincia participaron también en la exhumación de cuerpos y en distintos traslados. En concreto, están datadas cinco fechas concretas, el 25 de marzo de 1959;el 4 de mayo de 1962; el 17 de junio y el 12 de noviembre de 1968;y el 2 de noviembre de 1974. Los dos primeros exhumados procedían de Oropesa y figuran como desconocidos. Además,  el registro del Ministerio de Justicia contabiliza 35 cadáveres de Fuensalida, 23 de Quero (en 1962), 4 de Mejorada, 2 de Calera y Chozas, dos de Orgaz, uno de Torrijos y otro de Espinoso del Rey. En total, esos 637 restos mortales que, al menos, guarda la cripta del Valle de los Caídos, aunque se conoce alguno más. Un testimonio de un toledano que relató hace años en La Tribuna como pidió que el cadáver de su hermano Ventura se enterrase allí para evitar que desapareciera del cementerio de Vitoria apuntó que se trasladaron, al menos cinco más, contando con su hermano, de Santa Cruz de la Zarza.
A menos de 48 horas para la retirada de los restos de Franco de la cripta, todo indica que el Valle de los Caídos no caerá en el olvido a pesar de que no repose el dictador porque  puede algunas familias más sigan el ejemplo de las que ya han solicitado la exhumación de los suyos.