scorecardresearch

La Guardia Civil, al auxilio de una nonagenaria

LT
-

Los agentes ayudaron a una anciana de 95 años que se encontraba mareada y con síntomas de insolación. El vehículo en el que viajaba había sufrido una avería a las cuatro de la tarde

La Guardia Civil, al auxilio de una nonagenaria

La Guardia Civil ha auxiliado a una mujer, de 95 años de edad y con movilidad reducida, que precisaba ayuda al encontrarse mareada y con síntomas de insolación debido a las altas temperaturas, tras la avería del vehículo en el que viajaba junto a su hijo en el kilómetro 59 de la autovía A-4.

Fue el 10 de mayo sobre las 16 horas, cuando una patrulla del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Ocaña observó un turismo averiado ocupando parte de la calzada de esta autovía y a un varón en el exterior haciendo uso del chaleco reflectante. El hombre manifestó a los agentes que viajaba con su madre y su vehículo había sufrido una avería, no pudiendo arrancarlo, y que se encontraban esperando a la grúa.

Los guardias civiles vieron en el interior del coche a una mujer de avanzada edad, con problemas de movilidad y con síntomas de cansancio, próximos a sufrir una lipotimia debido a las altas temperaturas del exterior y no poder permanecer con el aire acondicionado al estar el vehículo averiado.

En ese momento, y con el consentimiento de su hijo, los agentes decidieron desplazar a esta mujer en su vehículo oficial a un lugar donde pudiera estar a la sombra y a menor temperatura.

Con dificultad, los guardias civiles sacaron a esta mujer de 95 años del vehículo y la desplazaron en su vehículo oficial a un área de servicio próxima donde le proporcionaron un asiento y agua para que se hidratase. La patrulla esperó la llegada del hijo y la grúa con el vehículo averiado, quedándose en custodia de su madre, ya más tranquila y en buen estado de salud.