scorecardresearch

El Ayuntamiento pide 14,1 m3/s de caudal mínimo a su paso por Toledo

M.G./Toledo
-

La administración propone también que se adelante el plazo para mejorar la calidad del agua, en base a una mayor depuración, y se negocie el fin del trasvase Tajo-Segura para mantener «un río vivo».

El Ayuntamiento pide 14,1 m3/s de caudal mínimo a su paso por Toledo - Foto: Yolanda Lancha

En la calle suele escucharse mucho aquello de ‘si el río suena agua lleva’, pero en el caso del Tajo el dicho se queda sin sentido. Sin embargo, el Ayuntamiento de Toledo acaba de dar a conocer las alegaciones que está a punto de presentar al proyecto del Plan Hidrológico de la Cuenca del Tajo, ya que el plazo finaliza mañana, para «enriquecer» el documento y, sobre todo, garantizar más caudal y de mayor calidad a su paso por nuestra ciudad.

En este caso, el equipo de Gobierno municipal pensó desde el principio la necesidad de «hacer frente común» y presentar unas alegaciones consensuadas con los grupos políticos, debatidas y trabajadas en el Consejo Local de Medio Ambiente. Sin embargo, los concejales de Medio Ambiente y de Urbanismo, Gabriel González, y Javier Nicolás, prefirieron pasar por encima esta cuestión, al menos, durante los primeros minutos de su intervención para resaltar las alegaciones, «que se han elaborado desde un punto estrictamente técnico» sobre la salud de un río altamente contaminado.

Por tanto, el texto se ha consensuado con IU, Fedeto, la Federación de Asociaciones de Vecinos ‘El Ciudadano’, y la Plataforma en Defensa del Tajo, invitada al Consejo Local de Medio Ambiente.

«Vamos a pedir que se establezca como caudal mínimo del río 14,1 metros cúbicos por segundo a su paso por Toledo», una cifra necesaria, según González, por las condiciones ambientales de la cuenca en el tramo medio que se ha establecido mediante «el preceptivo proceso de concertación» tomando como punto de partida los valores obtenidos  en el avance del borrador del plan publicado en el año 2011, que también se definieron en el esquema previo a la redacción del borrador que dio a conocer el Gobierno en marzo.

Además, el Ayuntamiento incluye dentro de esta alegación que los valores de caudal mínimo del  río a su paso por Aranjuez deberían fijarse, al menos, en 10,86 m3/segundo y por Talavera en 15,9 m3/s. De esta manera, González apuntó que mejoraría la calidad de las aguas al aumentar el caudal, ya que actualmente el Tajo está «practicamente muerto» en varios puntos debido a la mala calidad de unas aguas escasas.

Por su parte, Nicolás ahondó en las cuestiones técnicas y recordó que «la Directiva Marco del Agua contempla unos parámetros determinados de nitrógeno, fósforo y amonio para que un río esté vivo». Por tanto, subrayó que sólo puede hacerse aumentando los caudales para garantizar agua de mayor calidad, ya que actualmente una parte de la que lleva el Tajo procede del Jarama y el Guadarrama, que prácticamente están muertos como ríos por su alta concentración de aguas fecales.

Más propuestas. El Ayuntamiento no se conforma con esta alegación y añade otras dos para mejorar el borrador del Plan de Cuenca, porque tiene claro que lo más conveniente es adelantar el plazo para conseguir el buen estado ecológico de las masas de agua al menos al año 2021. Un objetivo que sólo puede materializarse si aumenta el nivel de depuración en las aguas que se vierten al Tajo y se invierte en la puesta en marcha de más depuradoras.

En este caso, González aseguró que la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) debería ser más estricta con los municipios que disponen de estaciones depuradoras porque «muchos las han apagado porque resultan muy caras». El concejal de Medio Ambiente es consciente de la crisis y de los costes que generan estas infraestructuras, pero insistió ayer que la CHT «tiene que ponerse seria» porque es la única manera de garantizar la calidad de las aguas del Tajo, muy castigadas en los últimos años.

No obstante, el Ayuntamiento es consciente también de que el trasvase Tajo-Segura impide la mejora ambiental del río, por lo que ha incluido otra alegación al borrador para su supresión «en los plazos que se precisen para cumplir con los objetivos de calidad del tramo medio de la cuenca». Al hilo de esta alegación, González explicó que si el Gobierno no regula y pone una solución al trasvase «será imposible que se cumplan los caudales mínimos del Plan Hidrológico Nacional».

Al respecto, ambos concejales reconocen que el fin del trasvase no puede realizarse «de la noche a la mañana», pero mantienen la necesidad de negociarlo y establecer fechas a pesar de que en la alegación que presenta el Ayuntamiento se ha obviado porque lo más importante es iniciar la negociación. Si bien, creen que el reciente anuncio del ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, de que el memorándum sobre el trasvase Tajo-Segura firmado con Valencia y Murcia se convierta en ley puede desmontar el Plan Hidrológico.

De momento, Nicolás y González prefieren tener esperanza, y, sobre todo, «fe» en el futuro del Plan Hidrológico, porque si el Gobierno se empeña en que el memorándum termine adquiriendo rango de ley «no habrá agua». Al mismo tiempo, subrayan el continuo olvido del Tajo porque «los representantes de Castilla-La Mancha no han defendido los intereses de nuestra región y ahora dependemos de lo que opina Levante».