scorecardresearch

El Prado se valla para estrenar nueva imagen el próximo año

Lola Morán Fdez.
-

Las obras de rehabilitación integral de los jardines han arrancado con el cierre perimetral de la zona, que mantiene hasta después de Ferias dos pasos alternativos

Uno de los dos pasos que se mantendrá abierto hasta después de San Mateo en la glorieta del Laurel. - Foto: Manu Reino

La anunciada obra de rehabilitación integral de los Jardines delPrado ha dado comienzo con el vallado perimetral del espacio afectado por una actuación que dejará a los  talaveranos durante unos meses sin acceso a uno de los espacios más visitados de la ciudad.

La intervención, «una de las más importantes de la legislatura» en palabras del concejal de PolíticaMedioambiental Sostenible, Sergio de la Llave, ha arrancado este lunes con el vallado perimetral de los jardines. Este vallado se ha instalado manteniendo dos pasos alternativos que permanecerán en funcionamiento hasta después de las Ferias de San Mateo, tal y como precisó De la Llave a La Tribuna.

Uno de ellos coincide con el entorno de la conocida como la glorieta del Laurel y conecta la avenida de Extremadura con la de Castilla-La Mancha. El otro coincide con el paso peatonal al que se accede por la parte lateral de la Basílica y permite a los transeúntes rodear todo el contorno de la plaza de toros.

Sin embargo, una vez finalicen los festejos, que se desarrollarán del 21 al 25 de septiembre, estos dos accesos se cerrarán también a los peatones con motivo del inicio del grueso de las obras para garantizar la seguridad. Para ello, se ampliará el vallado instalado en el entorno de la Basílica, a la que se podrá acceder en todo momento desde la parte trasera de los jardines rodeando el templo, tal y como confirmó el edil. No será ya posible hacerlo desde el paseo de albero que recorre la fachada de la plaza de toros, que sí quedará fuera del perímetro afectado por el cierre. 

También quedan fuera de la actuación la conocida como la ampliación de los Jardines del Prado, los dos establecimientos hosteleros ubicados en este espacio, el área posterior de la Basílica, los parques infantiles y el campo de petanca.

El resto de los Jardines del Prado se cerrará a la ciudadanía desde el 27 de septiembre hasta el final de los trabajos, que se prevé que tengan una duración de entre 6 y 9 meses. Sin embargo, desde el Ayuntamiento se plantean realizar algunas visitas turísticas de obra «para que los talaveranos puedan conocer de primera mano la evolución de los trabajos».

Estos trabajos arrancarán con la parte «más visual» como son la tala y el destoconado de arbolado, lo que requiere de «mucha mano de obra». Sobre esta cuestión, Enrique Núñez, gerente de Iniciativas RFE, S.L., empresa adjudicataria del contrato, indicó que serán una quincena de operarios los que intervengan en esta fase, si bien se sumará una decena más en época de plantación y a ellos otros siete en las labores a acometer en los paseos. En lo que respecta al arbolado, Núñez precisó que las palmeras serán lo último que se siembre en torno al mes de abril, la mejor época para esta tarea, mientras que el resto se hará a lo largo de este otoño.

1,1 millones. La actuación, que cuenta con una inversión de 1,1 millones, plantea la recuperación de la infraestructura verde. Para ello, se repondrán más de 250 ejemplares de arbolado en mal estado, así como setos y flor de temporada. Será precisamente el cambio más notable de esta actuación, que dotará a los jardines de nuevos paseos en actuales zonas de césped y de un mayor colorido de la mano de la flor de temporada y de la sustitución de los pinos junto a la avenida de Extremadura por una rosaleda.

Asimismo, este proyecto persigue «la mejora y renovación de infraestructura» como la red de saneamiento, el acondicionamiento de los alberos y la instalación de un nuevo sistema de riego «más eficiente».

Otro de los objetivos de esta intervención es la recuperación de la cerámica de los jardines mediante la intervención en diferentes elementos ubicados en distintos puntos de este espacio verde de la ciudad. En este apartado se incluye la renovación de la Fuente de las Ranas y la del estanque de los patos. 

La última fase estará dedicada también a la cerámica, en este caso a la recuperación de la azulejería del pórtico de la Basílica del Prado, según explicó el concejal. Sobre este aspecto del proyecto, De la Llave precisó que se está ultimando la documentación precisa para su ejecución.