scorecardresearch

Nuevos acreedores por un millón de euros al CD Toledo

Jaime Galán
-

El club se encuentra inmerso en varias operaciones judiciales que podrían costarle caro. Denuncias de exfutbolistas, la deuda con Juan Juárez o el conflicto con 'Los Serrano' son algunas de ellas

El Consejo de Administración en la sala de prensa del estadio. - Foto: Yolanda Lancha

La noria no para de girar y el Toledo parece ser adicto a una historia interminable. El mismo día que el club trata de abanderar la estabilidad económica o el fin de la deuda que lleva arrastrando durante años reconocen públicamente también nuevas problemáticas, que para muchos no son desconocidas en la ciudad, pero que sumando sus indemnizaciones superarían el millón de euros. Ni que decir tiene que al pasar por la vía judicial todas ellas, el club tratará de reducirlas mediante recursos o alegaciones.

La primera de ellas incumbe a dos exfutbolistas que vistieron la camiseta verde en su pasado reciente. Son los casos de Lassad Nouioui y Jorge Ortí, ambos integrantes de la plantilla verdiblanca en la temporada 2017/18, la del último descenso a Tercera División, y ambos han provocado «una contingencia importante para el club», según calificó su presidente Joaquín Sánchez-Garrido. Hay que recordar que el internacional tunecino Lassad, durante su etapa en el club sufrió un infarto que a punto estuvo de costarle la vida en mitad de un entrenamiento, lo que acabó con su trayectoria futbolística. Por su parte, Jorge Ortí, jugó un total de 26 partidos durante ese curso, y aunque sufrió alguna lesión durante la temporada, al finalizar la misma firmó por el CD Teruel, hasta retirarse también del fútbol a una temprana edad. Pues bien, cuando ambos futbolistas ya eran ajenos a la disciplina del club, decidieron abrir procedimientos contra este para solicitar una pensión por incapacidad laboral permanente. La cuestión es que los organismos oficiales encargados de tomar decisiones reconocieron la pensión para ambos hasta los 65 años de edad. Sánchez-Garrido explicó al respecto que «en esas fechas, el club no hacía bien las cosas y los jugadores no estaban dados de alta como debiera en las cuantías que cobraban. Eso supuso que al reconocerse la pensión la mutualidad paga la parte que el futbolista cotizaba oficialmente, pero sobre la que no lo hacía debe hacerse cargo el club, y entre los dos casos pueden suponer hasta 700.000 euros». El presidente confirmó que presentaron reclamaciones para tratar de solucionarlo.

El siguiente caso de catastróficas desdichas es el del anterior presidente del Club Deportivo Toledo, Juan Juárez. Este reclama ahora la cantidad de dinero que él inyectó durante su etapa más intereses, justificando que fue un préstamo, y que alcanza la cifra de los 300.000 euros. Sánchez-Garrido afirmó sobre las pretensiones de Juárez que «legítimamente son legales, pero para mi son inmorales» y puso de ejemplo a otro exmandatario como Jorge Berlanga, asegurando que pese a ser demonizado por un sector de la afición «se fue del club como un señor perdonando dos millones y medio de euros».

Para seguir sumando cantidades a deber, habrá que ver en qué queda el procedimiento abierto con 'Los Serrano' por la gestión del bar del Salto del Caballo. De momento, estos cuentan con una resolución a su favor por la que la jueza correspondiente ni siquiera tuvo  en cuenta el contrato existente y el incumplimiento que demandaba el club en el mismo, debido a que el titular Javier Serrano fue «despojado y perturbado de su negocio tras una serie de actos coactivos de fuerza». Sánchez-Garrido admitió que cometieron errores y que si 'Los Serrano' deben volver al bar «lo harán», pero que seguirán recurriendo el procedimiento.

En definitiva, en lo que parecía un discurso triunfante por acabar con la deuda ha revelado importantes problemáticas que dejan en evidencia que el Club Deportivo Toledo sigue siendo esclavo de los errores del pasado. Está por ver si los dirigentes actuales pueden salvarlo.