scorecardresearch

«Si no tiene mala intención, se puede hacer humor de todo»

Leticia G. Colao
-

Josema Yuste llega el domingo al Teatro Palenque con su recién estrenada obra 'El Aguafiestas', donde comparte escenario con Santiago Urrialde.

«Si no tiene mala intención, se puede hacer humor de todo" - Foto: Javier Naval

Josema  Yuste es casi como de la familia. Durante muchos años aparecía en las pantallas de todo el país durante la Nochevieja con su compañero Millán, como Martes y 13, aunque eso es ya un capítulo cerrado. Tanto que Yuste no se reconoce como humorista, son palabras mayores. Se define como actor de comedia, centrado en los últimos años especialmente en los escenarios teatrales, como actor, productor y próximamente director. El domingo llega al Teatro Palenque con su nueva obra, 'El Aguafiestas', donde comparte tablas con Santiago Urrialde, en un tándem perfecto. Las risas están aseguradas.

Llega a Talavera con la obra de teatro El Aguafiestas, apenas un día después de su estreno.

Sí, efectivamente. De hecho estamos estrenando oficialmente en España hoy viernes y mañana sábado en Segovia, con el preestreno que tuvimos el fin de semana pasado en Torrejón. El domingo, casi de estreno en Talavera.

¿En qué consiste esta nueva obra de El Aguafiestas?

Como se puede imaginar la gente en una obra nuestra se van a reír, es una  comedia. Me dedico hace más de 20 años a la comedia y en esta ocasión es una comedia cuyo autor es Francis Veber... el mismo autor de La Cena de los Idiotas, y es diferente a toda las comedias que he hecho hasta ahora. Dos personas coinciden en un hotel, cada uno va por una situación diferente  y surge una amistad absolutamente surrealista entre ellas, puesto que cada uno va a hacer una cosa grave. Uno es un asesino a sueldo y el otro es una persona que se quiere suicidar.

Partiendo de esa base parece que va ser un drama y no, es una comedia absolutamente loca pero es curioso que dos personas que no tienen nada que ver y que van a cometer dos cosas absolutamente reprochables de alguna manera, se hacen muy amigos. Es una comedia para disfrutarla del principio al final, tiene mucha ternura y es muy divertida.

Dicen en el texto promocional que es una comedia para reír por dentro y luego por fuera, ¿qué significa esto?

Porque es una comedia que va a transmitir sonrisa interior y carcajada exterior. Es una comedia que no es tan superficial como parece. Si arañas un poco en la historia te das cuenta que en el fondo hay un drama del personaje que se quiere suicidar, que te lleva a la sonrisa interior,  a la ternura, a la pena pero las situaciones que se generan entre los dos personajes te llevan a la carcajada. Es una comedia no solo para reír, que también, sino que te va a dejar un poso muy bonito del valor de la amistad.

En cualquier momento y situación por my absurda, dramática o surrealista que sea esta situación puede nacer una amistad entre dos personas.

¿Se ha encontrado con muchos aguafiestas en su vida?

Sí, supongo que alguno que otro. En esta obra, al final somos los dos aguafiestas el uno para el otro.

Los aguafiestas no son imprescindibles, se puede vivir sin ellos, en principio son pesimistas y yo soy lo contrario, soy positivo y realista, y no me gustan mucho, pero hay por la vida, es inevitable, tiene que haber de todo.

¿Cómo es el trabajo con Santiago Urrialde sobre el escenario?

Le conozco perfectamente, y  él  a mi  también. Esta es la tercera comedia que hago con él, conozco muy bien  su registro, su potencial  y él me conoce también muy bien a mi. Trabajar con Santiago es algo muy agradable, porque Santiago tiene una gran virtud, sabe muy bien lo que quiere, lo que está haciendo y por qué lo está haciendo que es exactamente lo mismo que me pasa a mí. Cuando dos actores hacen dos personajes que les encantan, con el objetivo de que el público lo pase bien, disfrute y se ría, miel sobre hojuelas. Los dos estamos permanentemente a favor de obra.

¿En qué momento se encuentra actualmente el humor, cree que las redes sociales lo hacen todo más difícil?

Como no estoy en ningún tipo de red social, ni quiero ni se me espera, me siento  más libre porque no me afecta más que la opinión de la gente que va a verme, nada más. No me compensa estar en un mundo de opiniones y de cotilleo, detrás de una máscara o un nombre raro, no me apetece. Si con eso pierdo un poco de público, me da igual, el que tengo es suficiente.

La gente que me conoce y va a verme me va a ir a ver siempre, porque saben que les voy a ofrecer calidad y diversión y con eso me quedo.

Yo me siento libre para cuando hago una adaptación, como en esta obra. Yo ya tengo mis líneas rojas, que me las marco yo mismo, no necesito que me las marque nadie.

¿Reconoce que ahora hay menos libertad para hacer humor?

Depende, es muy delicado hacer humor de algunas cosas, pero si el humor es blanco, no tiene mala intención, está hecho con cariño... prácticamente se puede hacer humor de todo. Si es hiriente, humillante, mejor no. Cuanto más blanco es el humor más amplitud de campo tienes, y cuanto más humillante y grosero o soez, menos.

Es reconocido como uno de los mejores y más queridos humoristas de España, ¿se define usted así?

No, yo me defino como actor cómico que estuvo haciendo humor durante 17 años. Honestamente yo no me considero humorista, humorista para mí era Gila, Tip y Coll... es otro tipo de actividad artística. Yo me considero más bien actor cómico, que entré en el mundo del humor con Millar durante 17 años.

Actor cómico centrado especialmente en los últimos años el teatro, ¿En qué momento  se encuentra ahora el teatro, se recupera de la pandemia?

El teatro está resurgiendo, y especialmente el teatro de comedia. El  público demanda ahora mismo comedia, demanda humor, risa y es comprensible. Hay muchísima gente, gente mayor y no tan mayor, y profesionales de la Sanidad con angustia, depresión... y una de las mejores medicinas para paliar estos síntomas es el humor, la risa. Siempre he dicho que a mí me hace muy feliz hacer reír a la gente y que el mejor regalo que un ser humano puede hacerle a otro es la risa.

Seguiré aquí porque siempre he hecho lo mismo, siempre me he dedicado a la comedia, de una manera o de otra,  hacer reír a la gente, porque además me encanta  y cuando algo lo haces por satisfacción y cuando te produce a ti un gran placer, eso se transmite.

¿Próximos proyectos?

Acabo de iniciar El Aguafiestas, estoy muy centrado en el teatro como actor y productor. Mi próximo proyecto ya está en marcha, será La Cena de los Idiotas, que la voy a dirigir con una versión renovada para enero del próximo año, con el estreno en Madrid. Estamos en periodo de casting.

Pero en el presente, mi proyecto más inmediato será empezar la gira y a la vez ir perfeccionando y corrigiendo errores en la obra, durante los primeros meses es así, puliéndolo un poquito.