Contra «el tren de la vergüenza» y por «el fin del trasvase»

C.M
-

Los representantes toledanos de UP -Olga Ávalos, Teresa Arévalo y Dani Velasco- fijaron los objetivos en garantizar «el derecho a la movilidad», un río sano y «un futuro para los jóvenes» del ámbito rural

Contra «el tren de la vergüenza» y por «el fin del trasvase» - Foto: Yolanda Lancha

Los anfitriones de Pablo Iglesias fueron Teresa Arévalo, candidata de Unidas Podemos al Congreso por Toledo; Daniel Velasco, candidato de Unidas Podemos al Congreso por Toledo; y Olga Ávalos, concejala en el Ayuntamiento de Toledo. Los tres aludieron a la importancia de «votar con cabeza al único partido que puede cambiar la realidad de nuestro país».
Con esta pretensión, y contextualizando sus líneas de invención en el ámbito local, Velasco fue espejo de una realidad «en la que los jóvenes deben abandonar sus pueblos porque nos han limitado el futuro», porque los residentes de la «España abandonada no sabemos cuando llegará el tren que, en la provincia, es el de la vergüenza». Por ello, y conocedor de estas situaciones vividas a diario, el joven candidato de UP -nacido en Torrijos hace 24 años- invitó a votar a quienes van a procurar que «lo que no duerman sea la familia Botín y Florentino Pérez» ya que, sentenció, «nos quieren desmovilizados y desanimados». Ante ello, invitó a los muchos congregados en el centro cívico de Santa Bárbara a «convencer a las personas de nuestro entorno».
Y puesto que «Unidas Podemos es el partido llamado a poner la vida de la gente en el centro de la política», señaló Arévalo la necesidad de «salir fuertes de las urnas porque sólo así no van a tener otras (el PSOE) que sentarse a negociar». Así, apostó por lograr «un transporte ferrroviario que vertebre la provincia», por «un cambio en la política del agua que acabe con el trasvase para que el Tajo no se siga muriendo», y por trabajar para que «los jóvenes no tengan que abandonar sus pueblos».
No olvidó apuntar que «somos el único partido que garantiza sacar del Alcázar a los asesinos de la democracia, Moscardó y Milans del Bosch». Todo para conseguir «un país más justo, feminista, democrático y más verde» en el que «los recortes sean para lo de arriba, para los que más tienen».
En este mismo sentido, Olga Ávalos destacó el valor de «tener las ideas claras» para «desterrar la idea de que el voto útil es para el PSOE». Y lo hizo evidenciando que Unidas Podemos es el «único partido que quiere bajar los precios de los alquileres, que quiere aumentar los salarios y que desea garantizar unos servicios públicos de calidad». No en vano, la concejal toledana confirmó que sólo «nosotras» lideramos «políticas feministas reales, pensiones dignas», «exigimos que los bancos devuelvan el dinero del rescate» y «no queremos la ley mordaza».
Los tres trataron de confirmar las propuestas de su acción de Gobierno en el ámbito práctico logrado en sus gestiones de Gobierno. Y es que, sentenció Teresa Arévalo, «si formábamos parte del Gobierno sabían que íbamos a ponernos en frente de los que quieren destrozarnos la vida con sus garras». Por eso «los que mandan prefirieron repetir elecciones».