scorecardresearch

Migue García levanta de nuevo al CD Toledo (0-2)

J. M. Loeches
-

Con un derbi regional muy práctico, el cuadro verde logró ganar, gracias a un doblete del extremo, a un CD Marchamalo muy osado que, sin embargo, careció de la puntería que si tuvieron los de Javi Sánchez

El andaluz marcó los dos tantos de los toledanos - Foto: Laura Pérez

El CD Toledo pegó otro bandazo. Esta vez hacia el lado de la fe. Es día de volver a creer que sumando con regularidad, este equipo no está acabado. El equipo toledano hundió al CD Marchamalo y lo utilizó como impulso para partidos venideros. Ya da igual el cómo. Y es que, no fue un partido de colección, pero sí pragmático.

Lo primero que se habló en la entrada al partido es de la disposición del equipo. Tenía distintos encajes, y el que dispuso Javi Sánchez contempló a Andriu en la mediapunta como apoyo a Rubén Moreno. El caso es que el conjunto local salió muy intenso, volcando el juego sobre la portería deRoberto y, con un par de acciones a balón parado, metió en aprietos al conjunto verde (esta vez de negro).

Sin embargo, el CD Toledo respondió con una internada de Kike Pina por la izquierda que no encontró ningún rematador. Ambos equipos lo único que tenían claro es que querían decantar el choque pronto de su lado. Y sin cometer errores, por supuesto.

No terminaba ninguno de tomar el control y eso dibujó un escenario imprevisible. Por el costado izquierdo, el Marchamalo entró con malas intenciones en varias ocasiones. En una de ella, Roberto tuvo que atrapar la pelota para evitar problemas. Se había cumplido ya el primer cuarto de hora.

Los de Javi Sánchez no terminaron de encontrarse cómodos, con llegadas sin hincar el colmillo. Encima, en el minuto 21, Roberto estuvo cerca de liarla con un despeje fallido que pegó en un jugador del Marchamalo. El canario, en su intento de solventar el fallo, salió de su rodal y aumentó el lío. Alvarito no supo qué hacer.

El derbi regional se mantenía dividido. Con arrancadas aisladas, unos y otros se vieron cerca de las porterías contrarias, aunque los intentos de definir dejaron bastante que desear. Alvarito por la banda zurda fue el estilete. Por suerte para el Toledo, sus centros fueron defectuosos.

Tampoco parecía peligroso uno de Andriu en el área contraria, cerca de la media hora de juego. Rubén Moreno lo prolongó y Migue García, en el segundo palo, lo acabó metiendo en la portería de una manera poco ortodoxa, pero igualmente válida.

Con el tanto, el CD Toledo se fue llevando el partido a su terreno. En otras ocasiones se le puede reprochar una gestión deficiente, pero esta vez no. El CD Marchamalo apenas se dejó verde nuevo por el área visitante y los minutos se fueron consumiendo sin apuros. Los toledanos probaron fortuna con algún balón parado, pero tampoco tuvieron la tarde en ese sentido. Por el bando guadalajareño, Alvarito lo intentó desde lejos tras ver a Roberto adelantado.

En cualquier caso, fue mucho más clara otra llegada de Migue García por el lado derecho a la que solo le faltaba un centro al otro lado para encontrar rematador. Juancar se cruzó en el último momento para despejar la pelota a saque de esquina. Sin embargo, el equipo gallardo no se dio por vencido y, ya en el tiempo extra, reclamó una posible mano de Cambil dentro del área. La mano fue, pero no se señaló.

El segundo periodo lo manejó de primeras el equipo de casa. El CD Toledo no arriesgó nada, aunque tampoco tuvo que lamentar accidentes innecesarios. En ataque, solo llegaron más espasmos, protagonizados casi siempre por carreras por la banda de uno u otro extremo. Lo cierto es que el encuentro estaba menos vistoso que en la primera parte. Javi Sánchez agitó el árbol en busca de otro elemento de ataque, así que Rubén Moreno dejó su sitio a Pepe Carmona. Dieguito pasó a ser el nuevo '9'.

También fue modificando piezas Aitor Gómez en su tropa. Necesitaba una vuelta de tuerca por los foráneos no estaban sufriendo en absoluto. Y consiguió elevar las pulsaciones  rápidamente, con un par de saques de esquina como mínimo agobiantes, pero sin consecuencias.

No había que fiarse. Un error en un pase de Cambil provocó un contragolpe con el equipo muy abierto que Mario Gómez tuvo que mandar a córner. El CD Toledo no quería irse a rematar la faena y estaba optando por la paciencia para encontrar

Gomis y Rodri fueron los refrescos siguientes para encarar los últimos quince minutos, más el bonus. Había que jugar con la necesidad gallarda, y, al contragolpe, se pudo incrementar la renta. El CD Marchamalo metió toda la dinamita que tenía. Puede pasar que arriesgues en exceso y recibas la sentencia. Fue lo que sucedió. Pepe Carmona bajó un pase largo y le dio el balón a Migue García, que resolvió dentro del área ante la blandura de la zaga local.

Quedaban menos de tres minutos, pero el árbitro paró el choque porque a uno de sus asistentes le impactó un objeto procedente de la grada. Tras identificar a los autores, se reanudó el encuentro. El CDMarchamalo echó el resto en lo que quedaba. Apretó de lo lindo, y tuvo sus ocasiones para haber asustado.