scorecardresearch

Prudencia en el primer día sin mascarilla obligatoria

Jaime Galán
-

La mascarilla siguió tapando los rostros de los toledanos en el primer día sin ser obligatoria en espacios exteriores. Aunque la mayoría apostó por ser cauto ante el virus, algunos ya se libraron de ella, al menos, durante unos minutos

Aunque predominó la precaución, alguno se desquitaron del cubrebocas. - Foto: David Pérez

Se volvieron a ver sonrisas por lugares emblemáticos como la plaza de Zocodover o la calle Comercio. Aunque no fue la tónica general, algunos toledanos ayer se desquitaron de portar la mascarilla ante la exención de la obligatoriedad en vigor desde este jueves. Paseando por los diferentes barrios de la ciudad se podría hablar de continuidad a la mascarilla, porque si hubiera que poner un porcentaje a ojo, el redactor de estas líneas se la jugaría a que un 90 por ciento de los viandantes seguían usando este tipo de protección frente al coronavirus. En cualquier caso, los toledanos y demás ciudadanos de este país ya no están obligados a llevarla puesta en espacios exteriores. Un primer paso hacia la normalidad y la posible gripalización de la Covid-19.

A pesar de que tan solo fueron unos pocos los que decidieron guardarse la mascarilla para otro momento, es cierto que varios trabajadores de comercios de la ciudad destacaron que se produjeron despistes al entrar en sus locales. «Tuvimos que llamar la atención a varias personas para que se pusieran la mascarilla al entrar al local, porque se les olvidaba al no llevarla por la calle», comentó la regente de un negocio en el barrio de Santa Teresa. Y es que este artículo de protección sanitaria sí que continúa siendo obligatorio en espacios cerrados.

Sorprendentemente, el colectivo que más personas acumuló sin mascarilla por la vía pública fueron los de mayor edad. Quizás, los que más tendrían que protegerse por su mayor vulnerabilidad frente al virus. En el entorno de la Universidad de Castilla-La Mancha, en el campus de la Fábrica de Armas, entre los jóvenes sí que predominó el uso de la mascarilla, aunque también se vieron rostros libres de ella.

Aunque predominó la precaución, alguno se desquitaron del cubrebocas.Aunque predominó la precaución, alguno se desquitaron del cubrebocas. - Foto: David PérezLa exención de la mascarilla al aire libre tiene alguna excepción, como por ejemplo, en los eventos multitudinarios que tengan lugar  en espacios abiertos y no se pueda mantener la distancia de seguridad entre personas. Este utensilio ya dejó de ser obligatorio en espacios exteriores el 26 de junio de 2021, pero varios meses después, con el aumento de los contagios y la incidencia acumulada de la sexta ola, las autoridades sanitarias decidieron volver a aplicar esta medida como obligatoria en todo el país.