Solo le queda el Mundial

J. M. Loeches
-

En un calendario escaso de citas internacionales, Isabel Fernández no ha podido disputar el Europeo, fechado para este fin de semana, y se preparará a conciencia para la cita de noviembre en Dubái

Solo le queda el Mundial - Foto: David Pérez

El calendario de parakárate no suele presentar muchas competiciones internacionales, pero la crisis del coronavirus se ha llevado por delante una de las dos más importantes de este 2020, el Europeo que se iba a celebrar, precisamente este fin de semana, en Bakú, la capital de Azerbaiyán. Sin embargo, Isabel Fernández se ha tomado bien esta cancelación porque «es lo más sensato». De hecho, cuando desde la Federación preparaban el viaje, tenía claro que «al venir me iba a quedar catorce días en casa porque, es verdad que quiero competir, pero no jugándome la vida ni la de nadie». Por eso, mientras se ejercita como puede en su casa, no le queda más remedio que mirar al Campeonato del Mundo, que tendrá lugar en noviembre en Dubái (Emiratos Árabes Unidos).
La toledana se ha autoimpuesto una rutina con entrenamiento por la mañana y estudio por la tarde, ya que, de momento, ha quedado liberada de su trabajo por ser considerada grupo de riesgo. «Lo que hago no es mucho porque no tengo material suficiente, apenas una goma y unas botellas de agua, pero no puedo ni nadar ni hacer rodillo con ‘handbike’», dice.
Por suerte, la campeona del Mundo y de Europa confiesa que no vive de esto y el kárate no le cuesta dinero, pero admite que el parón supone una traba para los deportistas profesionales. No ha pedido el gusanillo de salir al tatami y, ante la ausencia de competiciones aún en su modalidad, Isabel está pensando tocar otros deportes, como el piragüismo adaptado o la esgrima. En la recámara también está el baloncesto en silla de ruedas, aunque necesita cuadrarlo con su horario porque tendría que desplazarse a Madrid.
Será cuando termine el confinamiento y la sociedad española recupere la normalidad, algo que la capitalina ve aún lejano. En cualquier caso, sigue preparando un nuevo kata por si se celebra el Mundial en el mes de noviembre. «Tengo más tiempo para entrenarlo mejor», concluye la karateca, que, por supuesto, quiere revalidar su título de 2018 en Madrid.