'Río Chico' presentará un proyecto para una zona de paseo

J. Monroy
-

'Mirador de Valparaíso' se opone a la ubicación elegida para el skate

‘Río Chico’ presentará un proyecto para una zona de paseo

La presidente del Distrito Norte, María del Mar Álvarez, ha solicitado a la Asociación de Vecinos Río Chico que le presente una propuesta de actuación para la última mediana de la avenida del Madroño, en la que los vecinos habían solicitado un pequeño acondicionamiento para el ocio y el paseo.
La idea, explicó la portavoz vecinal, Estrella Plaza, es crear una zona de paseo, con mesas y fuentes, quizás algún columpio, pero sobre todo un espacio para el recreo. En vista de que el equipo de Gobierno no solo ve con buenos ojos la propuesta, sino que tiene la intención de hacer allí una actuación, el edil de Cs Esteban Paños pidió que esta se llevara al Consejo una vez la elaboraran los técnicos, para ver si coincidía con la petición vecinal. Mejor aún, apuntó Álvarez, que sean los vecinos los que hagan una propuesta y los técnicos actúen en base a la misma. Eso sí, apuntó el también socialista Ramón Lorente, habrá que tener en cuenta que el presupuesto municipal es limitado.
Para la misma zona, la Asociación pidió que se replantaran los árboles arrancados (unos veinte). En este caso, explicó Álvarez, se va a llevar a cabo la replantación, pero teniendo en cuenta la nueva normativa municipal, que recoge que tiene que haber 16 metros entre cada árbol.
Basura. Finalmente, la Asociación de Vecinos pidió que en la zona de contenedores de la avenida del Olmo se cree una peana de hormigón para poner los contenedores encima. Esta debería estar más adentro en la acera para dejar un carril para que los coches puedan parar a dejar la basura sin interferir con los que bajan o salen del cruce, así como señalizar la zona de contenedores.
Lorente, que es el concejal encargado de la basura, tomó nota. En noviembre cumple el pliego actual y para entonces tiene que estar listo el nuevo, que podrá integrar estas peticiones vecinales.

La comunidad de propietarios ‘Mirador de Valparaíso’, ubicada en la avenida del Madroño, hizo pública en el Consejo de Participación su oposición a la propuesta de la Asociación de Vecinos Río Chico para que el skatepark ubicado en la primera mediana del vial se traslade a la situada próxima a la parroquia Santa Beatriz de Silva.
Los vecinos de la urbanización se sienten sorprendidos ante esta posibilidad y advierten que no se les había consultado. Su portavoz, José Antonio Miguel, denunció los posibles problemas de convivencia y reclamó su derecho al descanso. Porque la comunidad, en ningún caso se opone a que se promuevan actividades lúdicas y deportivas y menos aún al progreso y desarrollo del barrio. Se opone a la ubicación elegida para dicha actividad, dado que considera que el skatepark es una actividad «muy ruidosa y prácticamente la van a situar en el patio de nuestras casas». Son vecinos, denuncian, que ya soportan el ruido del campo de fútbol y otras actividades deportivas, en unas instalaciones, que a veces se utilizan para botellón, con coches en alto volumen. De ahí que pidan que si se tiene que mover el skate, sea a otra zona.
Respuesta. El concejal socialista Ramón Lorente respondió a Miguel explicando la necesidad del traslado por la seguridad de los niños en la adyacente zona infantil. La nueva ubicación estaría a la misma distancia de las viviendas que la actual. Además, según se ha podido medir, los golpes de dos niños en monopatín haces 60 decibelios, cuando en la misma zona, el paso de coches llega a 85. Y si hay otros actos vandálicos, los vecinos tienen que llamar a la Policía Local. Además, él vive frente al campo de fútbol y los ruidos no le molestan.
Desde Río Chico, Estrella Plaza también recordó los problemas de seguridad de la actual ubicación. Fue la queja de padres la que llevó a la Asociación a tratar el asunto con el Ayuntamiento. Allí se vio que la mejor opción era trasladar el skate junto a la zona multideportiva, la más alejada a viviendas del barrio. La más cercana estaría a sesenta metros, con cuatro carriles y una mediana por medio. Así, además, se crearía una zona de ocio para los adolescentes, separada de la infantil. Además, es una zona abierta, por lo que el sonido no rebotará, ni molestará a ningún vecino.