El Consistorio, por una salida de Tres Culturas a Buenavista

J. Monroy
-

También estudiará alternativas, a propuesta de La Ronda, para ir integrando como urbana la carretera To-20/To-21, siguiendo siempre el criterio de los técnicos

El Constorio, por una salida de Tres Culturas a Buenavista - Foto: victor ballesteros

La presidente del Distrito Norte, María del Mar Álvarez, ha mostrado en el Consejo de Participación de ayer la buena predisposición del equipo de Gobierno municipal para dotar de una salida peatonal al barrio de las Tres Culturas y también para empezar a ir aproximando a su condición de urbana a la actual carretera To-20/To-21.
Todo ello fue en respuesta a las dos propuestas presentadas por la Asociación de Vecinos La Ronda de Buenavista. Su presidente, José Luis Gómez, recordó que la zona de Tres Culturas cuenta aproximadamente con unos 800 vecinos y un hospital. Este espacio de Buenavista solo dispone para su acceso a pie de un camino privado, desnivelado, sin asfaltar y sin iluminar. Todo esto hace inevitable que el acceso a esta zona del barrio se efectué habitualmente en vehículo, como atestiguaron desde el público una madre y una hija que se ven desde la ventana de sus casas, pero tienen que coger el coche y tardar una hora para encontrarse.
De ahí que Gómez solicitara que se habilite un paseo peatonal digno desde esta zona a la rotonda de la carretera «urbana» To-20/To-21, dotándola de los pasos de peatones que permitan a los vecinos acceder andando hasta la calle Bélgica, al barrio y al resto de la ciudad.
Esto estaba muy relacionado con su segunda propuesta de La Ronda, la conversión del tramo de carretera «urbana» To-20/To-21, comprendido entre el puente que une la avenida de Francia con el camino de los depósitos de agua (puente de Mercadona) y el puente que une Valparaíso con las urbanizaciones de Vistahermosa, en una zona con características urbanas.
Este tramo de carretera, recordó Gómez, tiene titularidad municipal y se encuentra recepcionada por el ayuntamiento de Toledo desde el año 2014. «El que sea de titularidad municipal nos lleva a solicitar que se convierta este tramo en una zona urbana y que al menos tenga la misma consideración que el tramo de la N-400 a su paso por el barrio de Santa María de Benquerencia, el cual sin ser urbano, ni depender del Ayuntamiento, tiene más características urbanas que el que solicitamos», explicó.
La idea de la Asociación es que sean los técnicos los que estudien alternativas, como pasos realzados, semáforos o reducción de velocidad. El hecho es que, de una u otra forma, apuntó Gómez, sería bueno para los vecinos, evitaría accidentes, y acabaría con el punto negro del colegio Europa. Además, apuntó que hay que pensar en el futuro de la ciudad y que este vial no haga un efecto frontera.
Álvarez tomo nota de ambas propuestas, así como del apunte de un vecino que recordó el convenio para crear un vial desde el puente de la Telefónica. El problema es que hacer el vial urbano costaría diez millones de euros. Habrá que confiar en el criterio técnico para comenzar a dar pasos, eso sí, en esa dirección.