Caballeros en la mar

R.L.C.
-

El Monasterio de Uclés se suma al V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano para divulgar la participación de la Orden de Santiago en gestas marítimas

Caballeros en la mar

Los 500 años de la expedición Magallanes-Elcano, hazaña con la que se completó la primera circunnavegación de la Tierra de la historia, está conmemorándose por diferentes puntos del país. El Monasterio de Uclés, que desde marzo cuenta por primera vez con un equipo gestor de iniciativa privada, se ha sumado a este V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo, una aventura que comenzó en 1519, con la salida de Sanlúcar de Barrameda de cinco naves y 265 hombres, dirigidos por Fernando de Magallanes, y finalizó en 1522, con la llegada al mismo puerto, de tan solo 18 hombres y la nao Victoria, con Juan Sebastián Elcano al frente, tras el fallecimiento en la navegación del primero.
El artífice de este viaje fue un comendador y caballero de la Orden de Santiago, que tuvo su sede, y cabeza, en el Monasterio de Uclés, de ahí la conexión de la villa conquense con este quincentenario. Pero la intención de este proyecto, Caballeros en la mar, va más allá. Según Ana María Gálvez, directora de contenidos del nuevo equipo gestor del edificio propiedad de la Iglesia, «queremos sacar a la luz la participación de la Orden de Santiago en la mar». Y es que la lista de caballeros santiaguistas que protagonizaron hazañas en barco es amplia, González Fernández de Córdoba y Enriquez de Aguilar El Gran Capitán, Pedro de Alvarado y Contreras, Hernández de Soto, Álvaro de Bazán y Guzmán o Fernández Álvarez de Toledo y Pimentel Gran Duque de Alba... Y sus misiones diversas, descubrimientos y conquistas, viajes de investigación, comerciales y de exploración, defensa de las costas y galeras, etcétera.
Valor didáctico. Sus gestas fueron destacadas en batallas como las de Lepanto y Trafalgar. «Desde Alfonso X se empieza a dar importancia a la Marina española con la Orden de Santa María, que una vez que se disuelve los caballeros pasan a las galeras de la Orden de Santiago hasta el siglo XIX», apunta la historiadora Gálvez.
Caballeros en la marCaballeros en la marLas repercusiones inmediatas en múltiples ámbitos como el comercio, las comunicaciones, la botánica y la zoología, la cartografía, o la propia constatación de que la tierra es esférica y no redonda, se ponen de manifiesto en la exposición que ocupa el antecomedor del Monasterio de Uclés, El viaje a la Especiería de Magallanes y El Cano, abierta hasta el 20 de octubre. Esta muestra fue inaugurada por los reyes de España en Sevilla el pasado mes de septiembre y desde su emplazamiento actual partirá a bordo del buque escuela Juan Sebastián Elcano para visitar varios países.
Estudiantes de centros educativos de la comarca, del colegio Nuestra Señora de la Merced o el CRA Segóbriga, han descubierto en los últimos días con esta exposición del Ministerio de Defensa los entresijos de la expedición de la primera vuelta al mundo.
El objetivo de la Comisión Nacional para la Conmemoración del V Centenario, creada en junio de 2016, es mostrar la magnitud de la hazaña con un programa que estará abierto hasta el año 2022. En el caso de Uclés, ya se ha contribuido a ello con la charla Elcano: La conversación que nunca existió; un coloquio a dos entre el general ucleseño Félix Sanz Roldán, exdirector del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), y el vicealmirante de la Armada española Ignacio Horcada Rubio, secretario de la comisión del aniversario en cuestión.  
Ante más de un centenar de personas, entre las que destacó la presencia del comendador mayor de Castilla de la Orden de Santiago, Alfonso de Zulueta, durante su disertación presentaron al marino vasco como «el caballero que nunca fue». Junto a sus méritos, también se pusieron de manifiesto sus errores. Al finalizar su gesta Elcano realiza por carta al emperador Carlos V una serie de peticiones, entre las que estuvo ser nombrado caballero de la Orden de Santiago, mérito que sí tuvo Magallanes antes de comenzar el histórico viaje.
El fondo del mar. «Algo que ha ocurrido ya no se puede cambiar» quedó de manifiesto en una charla que Sanz Roldán finalizó expresando que «solo nos queda ser magnánimos y pedir que Juan Sebastián Elcano pueda lucir la cruz de Santiago», a lo que Zulueta respondió estar de acuerdo, de hecho hace algunos años se planteó darle el hábito a título póstumo, aunque con un toque de humor dijo que la primera condición para otorgarlo es que el caballero lo acepte, «algo francamente difícil en este caso».
En palabras de Horcada, este 500 aniversario debe llevar aparejada una reflexión de la magnitud de la gesta, «es mucho más que otra aventura del hombre en su anhelo de conquistar el mundo, no se puede comparar ni siquiera con la llegada del hombre a la luna».
Tras estos actos de apertura del Caballeros en la mar ucleseño, el proyecto continuará con una exposición que quedará abierta del 15 de noviembre al 8 de diciembre, como homenaje a los caballeros de la Orden de Santiago, centrándose en el carácter científico y aventurero de sus expediciones, y en el conocimiento del mundo a través de los mapas y libros de viajes.
Los fines de semana del 15 al 17 y del 22 al 24 de noviembre, a esta oferta cultural en el nuevo espacio del monasterio Historias en la biblioteca, se unirá un concierto de música de cámara en el refectorio, acompañado de una intervención audiovisual y un guión dramatizado, y habrá una cena posterior. «El menú estará orientado en las aportaciones gastronómicas que supuso esta vuelta al mundo», adelanta Ana María Gálvez, que como concejal de Cultura del Ayuntamiento incide en la importancia que tendrá como agente dinamizador cultural y económico de la comarca de Tarancón la nueva etapa del Monasterio de Uclés, con Fernando Nuñez como responsable de la nueva gestora.
Un nuevo periodo que se presentó a principios de mes con una exposición sobre la versión ucleseña Carmina Burana, que continuará con un innovador proyecto navideño y tendrá como primer acto importante el Oficio de Tinieblas adaptado al Monasterio de Uclés, el Sábado Santo de 2020.