scorecardresearch

«El viva Franco fue de alguien con problemas de salud mental»

LT
-

Desde el Partido Popular en Toledo se desvinculan del autor de la proclama franquista en el homenaje a Miguel Ángel Blanco del pasado miércoles en Zocodover y afirman que también lanzó vivas a Vox y estuvo molestando a una mujer en la plaza

El Partido Popular en Toledo tiene muy claro que la persona que lanzó un 'viva Franco' al término del minuto de silencio en el homenaje del pasado miércoles a Miguel Ángel Blanco no es ni militante ni simpatizante de su formación. Fuentes consultadas por La Tribuna, tanto de la dirección provincial como de Nuevas Generaciones, organizadores del acto, afirman que el responsable de la proclama franquista es «una persona con problemas de salud mental» que en esos momentos se encontraba en Zocodover.

Así, según aseguran desde el PP de Toledo, ese sujeto no se encontraba entre el grupo de personas que estaban celebrando el homenaje al concejal asesinado en Ermua hace 25 años, sino que aprovechó los vítores al final del acto para lanzar el polémico 'viva Franco'.

Además, desde el Partido Popular señalan que esa persona también lanzó posteriormente vivas a Vox, y que protagonizó un pequeño incidente con una mujer en la plaza, a la que según los 'populares' llegó a molestar. 

El grito de exaltación al dictador se produjo al final de acto de homenaje a Miguel Ángel Blanco en Zocodover.El grito de exaltación al dictador se produjo al final de acto de homenaje a Miguel Ángel Blanco en Zocodover. - Foto: LTDesde Nuevas Generaciones de Toledo, por su parte, y como organizadores del acto de homenaje, también corroboran que el 'viva Franco' lo dijo una persona con problemas de salud mental.

Concretamente, el secretario general de Nuevas Generaciones del PP en Toledo ciudad, David Bejerano, afirmó ayer a este medio que, el 'viva Franco' acontecido en el homenaje a Miguel Ángel Blanco en Zocodover, fue protagonizado por «un enfermo mental que estaba borracho». 

Según Bejerano, el hombre «gritó esto sin venir a cuento porque era un homenaje a Blanco» y aseguró que nadie de su alrededor dijo «viva».

Y es que, como bien puede verse en el vídeo que grabó La Tribuna durante el acto, la proclama fascista estuvo jaleada también por algunos «vivas», aunque es cierto que mucho más minoritarios que los que hacían referencia directa a Miguel Ángel Blanco, la libertad y España.

La polémica por el grito franquista también llegó ayer hasta el presidente regional del PP, Paco Núñez, quien condenó «con rotundidad» que alguien aclamara al dictador Francisco Franco y reveló que la dirección regional ha solicitado a la dirección provincial del partido para  que «indague» quién profirió el grito de 'viva Franco' para que en el caso de que fuera un afiliado «iniciar el correspondiente expediente sancionador, que puede conllevar incluso la expulsión».

 «Somos un partido plenamente democrático, que defendemos plenamente la Democracia y no vamos a permitir que nadie ensucie nuestros actos con este tipo de gritos», aseguraba Núñez, quien, no obstante, garantizaba también que tras hablar con la dirección provincial y con Nuevas Generaciones todo parece indicar que es una «persona externa» al partido.

Sea una persona ajena al partido o afiliado, el presidente del PP de Castilla-La Mancha quiso dejar claro que «dicho grito es una vergüenza». «Tan vergonzoso como  que alguien utilice un acto de Nuevas Generaciones y del PP, tan simbólico como es un homenaje a Miguel Ángel Blanco, un concejal vilmente secuestrado y asesinado por la banda terrorista ETA para proferir dicho grito», concluyó.

La proclama al dictador se produjo al final del acto de homenaje, que comenzó con la realización de un mural en el que los asistentes pudieron expresar sus recuerdos de la fatídica fecha del asesinato del concejal de Ermua. Luego, tras la lectura de los manifiestos por parte de varios dirigentes 'populares', entre los que se encontraba el propio presidente del PP en la provincia de Toledo, Carlos Velázquez, llegó el momento de una suelta de globos blancos y un minuto de silencio, tras el que se produjo la ronda de vítores que terminaron con la exaltación franquista.