scorecardresearch

Una uralita retrasa la demolición de dos casitas bajas

J. Monroy
-

La actuación sobre las tres casitas restantes depende ya del juicio contra un ocupa. La intención del Grupo FAOS es comenzar a levantar en un mes sus 60 viviendas 'de Renfe'

Una uralita retrasa la demolición de dos casitas bajas - Foto: Yolanda Lancha

Ya queda menos para ver el paseo de la Rosa libre de sus antiguas 'casitas bajas' y con una nueva imagen, merced a la nueva urbanización, que permitirá la construcción de 60 nuevas viviendas promovidas por el Ayuntamiento y otras 68 por Adif en los 'terrenos de Renfe'. El encargado de estas labores de urbanización es el promotor Grupo Iniciativas FAOS, que quiere acabar en cuanto antes con los antiguos inmuebles, que amenazan ruina y pueden ser un peligro, y comenzar en un mes la creación de las 60 viviendas promovidas por el Consistorio.

De hecho, la demolición de dos de las cinco 'casitas' estaba programada para este martes. Pero, explica el gerente de FAOS, Óscar Torres, la actuación se paralizó por la aparición de dos trozos de uralitas y un palomar. La constructora informó de una y otra cosa a los técnicos medioambientales, para ver si había amianto, y a Policía Local, que ha identificado al dueño de las palomas.

El primer informe visual dice que la uralita es moderna y no contiene amianto. Aún así, se está analizando el material. La idea de la constructora es comenzar a retirar la madera y la tierra que constituyen las viviendas a partir del próximo lunes, una vez pasen las lluvias. La parte delantera de estos antiguos inmuebles son de adobe, ladrillo viejo, madera y teja de barro.

Torres destaca que en todo momento, «nosotros hemos sido una empresa seria, que miramos por el medio ambiente y por que todo se haga bien, así que hemos hecho el protocolo, y no quiero hacer nada hasta que no tenga el informe».

La demolición de las 'casitas' va a permitir la creación de una zona verde. De hecho, la constructora ya ha demolido un muro de tierra que allí estaba muy debilitado, y que podría haber caído al suelo con las lluvias. Después faltarán otras tres 'casitas' en las que se podrá actuar en cuanto lo permita el juez. A falta de un acuerdo económico, el Grupo FAOS ha iniciado acciones legales para que el ocupa que hay en una de ellas tenga que salir de allí. Confía Torres en que el Juzgado resolverá rápido, «porque es un desahucio por vía rápida, el ocupa no tiene título y solo le notificarán que tiene unos días». Pero hasta que así sea, también quiere notificar a bomberos y Ayuntamiento que en esos inmuebles tienen un peligro inminente y podrían ser un problema para cualquier persona que entraran allí sin conocerlo. Su intención es demolerlo en cuanto antes, para que no se derrumben.

Nueva promoción. Mientras recorta estos flecos, Grupo FAOS está a la espera de la licencia de obra del proyecto de ejecución de las 60 viviendas 'de Renfe' de promoción municipal y está urbanizando el conjunto de los 2.400 metros cuadrados del PAU de Renfe, es decir, tanto su parcela, la R2, como la que se ha quedado Adif para la construcción de otras 68 viviendas, la R1.

La idea de Torres es poder tener la licencia en un par de semanas, y poder comenzar entonces la venta de la promoción, para comenzar el arranque de la misma con el vaciado del sótano en un plazo máximo de un mes.

Será cuando estén las 60 viviendas construidas, cuando Grupo FAOS concluirá la urbanización, con el asfaltado de las calles. Entonces Adif podrá comenzar su propia promoción de 68 inmuebles.