'Aterriza como puedas' en el aeródromo de Ocaña

J.M.
-

El Ministerio de Fomento publica un informe del accidente de una aeronave que tomó tierra sin el tren de aterrizaje. El examinador y el piloto recorrieron 494 metros de la pista así y resultaron ilesos

‘Aterriza como puedas’ en el aeródromo de Ocaña

La Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (Ciaiac) del Ministerio de Fomento, especializada en el análisis de siniestros para la prevención y sin ánimo de establecer responsabilidades, ha publicado el informe técnico definitivo del accidente ocurrido el 31 de mayo de 2018 en el aeródromo de Ocaña. Entonces, hacia las 19,35 horas, una aeronave aterrizó sin el tren de  aterrizaje con un recorrido de 494 metros hasta la detención. Los pilotos resultaron ilesos, y sólo quedó afectada la hélice y la superficie inferior del fuselaje.
Se trataba de un vuelo de revalidación de la habilitación de un piloto con diferentes pruebas para el examen. Pero ni el piloto ni el examinador se aseguraron de que el tren de aterrizaje estaba desplegado, por lo que la Ciaiac concluye que el accidente fue causado por que la tripulación no siguió los procedimientos. Así, considera factores contribuyentes el exceso de confianza del examinador en las habilidades del piloto que revalidaba la habilitación, teniendo en cuenta que este último contaba con una gran experiencia de vuelo en la aviación militar. Y, además, los puntos de la lista de chequeo se ejecutaban de memoria sin comprobar su ejecución.
Los tripulantes salieron del aeropuerto de Cuatro Vientos (Madrid) hacia Ocaña, donde el examinador, de 56 años, solicitó al piloto, de 43, que en la tercera y última toma y despegue aterrizase sin los dispositivos ‘flaps’. El instructor reconoció que no comprobó el estado de las luces que indican si el tren de aterrizaje estaba abajo y blocado. Así, sonó la alarma cuando cortaron gases, pero como aterrizaban sin ‘flaps’ estaban a baja altura y no dio tiempo a que fuera desplegado. No obstante, la aeronave tocó pista (la superficie tiene alrededor de 1,2 kilómetros de longitud) con las ruedas, pero los neumáticos no estaban blocados.
La Ciaiac no hace ninguna recomendación especial de seguridad, porque atribuye el suceso al «exceso de confianza» del piloto examinador de las habilidades del piloto que estaba revalidando la rehabilitación.
Los 494 metros recorridos sin el tren de aterrizaje supone casi la mitad de la pista del aeródromo de Ocaña, de 1,2 kilómetros de longitud.