Se refuerzan las medidas de detección precoz del coronavirus

J. D. Bazaga
-

Se amplían las zonas consideradas de riesgo a Japón, Corea del Sur, Irán y norte de Italia, para aplicar los procedimientos que ya se realizan, y se recomienda no viajar a estas zonas, pero no se prohíbe

Se refuerzan las medidas de detección precoz del coronavirus

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas acordaron ayer incrementar la sensibilidad del sistema sanitario para mejora la detección precoz del coronavirus. Ante la creciente preocupación por su propagación, el minitro Salvador Illa convocó ayer a las comunidades a una reunión extraordinaria de la interterritorial de Sanidad para evaluar la situación y establecer medidas que redunden en la contención de virus.
Entre ellas, se ha modificado la definición de caso ampliando y actualizando nuevas zonas de riesgo, que ahora además de China se extienden a Corea del Sur, Singapur, Irán y cuatro regiones del norte de Italia que son el Véneto, Lombardía, Piamonte y Emilia Romaña.
A todas aquellas personas que en los últimos 15 días hayan estado en estas zonas o en contacto con alguien y presenten los síntomas se les realizará la prueba del coronavirus, que también se hará a los pacientes con insuficiencia respiratoria de la que se desconozca la causa. Es la segunda medida, a ellas también se les realizará la prueba del coronavirus.
Como tercera medida se recomienda no viajar a las zonas de riesgo citadas si no es estrictamente necesario, pero el ministro Salvador Illa enfatizó que «no se prohíbe», pero argumentó la recomendación como «de sentido común». De este modo se pretenden reforzar las medidas de prevención y de detección precoz del virus junto con las medidas que ya han sido eficaces hasta el momento.
Un momento que Illa quiso resaltar es de fase 1 de la epidemia, es decir, fase de contención porque los tres casos confirmados en territorio español hasta el momento de redactar esta información «son importados», es decir que «no hay transmisión» dentro del territorio. No hay contagio. Es por eso que también se van a reforzar las medidas de información en puertos y aeropuertos.
No obstante no se descarta pasar a fase dos, de extensión del virus, para lo que se han previsto también protocolos que el ministro no quiso avanzar. «No estamos en esa fase, si llega el momento tomaremos las decisiones», apuntó. Illa quiso lanzar un «mensaje de confianza» a la ciudadanía en el sistema sanitario español y sus profesionales, que calificó de robusto. «Nuestro sistema está preparado para hacer frente a esto», subrayó el ministro Salvador Illa.
El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, que participó en este encuentro, confirmó la presencia en nuestra comunidad de cinco casos en investigación. Se trata de dos mujeres y tres hombres jóvenes, de entre 16 y 38 años, que han estado recientemente en Italia aprovechando los días de festividad escolar en la región.
«De momento» ninguno ha dado positivo. Las muestras se han enviado al hospital Carlos III de Madrid donde se van a analizar, aunque tardarán algo más de lo previsto porque están desbordados ante la cantidad de casos sospechosos procedentes de toda España que se les han acumulado en las últimas horas.
De los cinco casos en análisis tres –dos hombres y una mujer- están ingresados en el hospital de Toledo, uno –otro hombre- en el de Ciudad Real y otro más -una mujer- en una clínica privada de Albacete. «Su estado de salud es bueno» y presentan síntomas como «tos y febrícula», según reconoció el consejero Jesús Fernández Sanz.
La preocupación de las autoridades sanitarias ha aumentado, no tanto por la gravedad de la situación sino por la cantidad de casos sospechosos que pueden surgir debido a la proximidad y las intensas relaciones comerciales y sociales entre España e Italia. De hecho, tal y como confirmó el consejero, delegaciones comerciales sobre todo de Fuensalida (Toledo) y de Almansa (Albacete) han acudido recientemente a las ferias de calzado y moda que se han celebrado en Milán.
La consejería se ha puesto en contacto con estas empresas para pedirles que ante cualquier sospecha de contagio de alguno de sus empleados acudan de inmediato a su centro de salud o al hospital.
El consejero acudió al Consejo Interterritorial con la intención de pedir que se actúe de forma coordinada y similar en todo el territorio nacional. «Creo que es mejor que sean los técnicos» los que se pronuncien, aseguró, y en todo caso que todas las Comunidades Autónomas coordinadas por el Ministerio tengan un «factor común» a la hora de implementar medidas. «Es muy interesante recalcar la unión de todas las comunidades monitorizadas diariamente y lideradas por el Ministerio», incidió al respecto.
Ahora mismo, dijo, el protocolo que se sigue ante casos sospechosos ya es común en toda España e incluso para los casos conflictivos. En Castilla-La Mancha todos los hospitales están preparados para recibir un caso confirmado ya que todos ellos están dotados de «habitaciones con presión positiva». Además, dijo, el sistema sanitario cuenta con «un sistema de información que si en algún momento nos obliga a tomar decisiones como contratar más personal o un mayor número de camas, lo podemos hacer en cualquier momento».
A juicio del consejero una cosa es la «alarma social» y otra los datos científicos. Así, dijo, «no son datos alarmantes» porque el coronavirus tiene una letalidad del 0,7 por ciento que es «relativamente baja», pero un «poco más alta que la gripe común» y lo mismo respecto al contagio.