Un acuerdo a 3 bandas desbloquea la construcción del cuartel

Francisco J. Rodríguez
-
Un acuerdo a 3 bandas desbloquea la construcción del cuartel - Foto: Ví­ctor Ballesteros

El Ayuntamiento y los ministerios de Interior y Defensa firmarán un convenio para la permuta de los terrenos de la actual casa-cuartel por la nueva en Mas del Ribero. Las obras deben estar terminadas en menos de siete años.

Toledo contará con un nuevo cuartel de la Guardia Civil en un plazo máximo de siete años. El proyecto es ya imparable, cuenta con consignación económica y con el suelo necesario para ser una realidad. Todo ha sido gracias a un acuerdo a tres bandas. Un proceso de negociación en el que ha primado la mala situación de la actual casa-cuartel y en el que tres instituciones han tenido que ponerse de acuerdo.
El Ministerio del Interior ha sido el impulsor de todo, pero el Ayuntamiento ha tenido la llave. El pasado 18 de enero el Consejo de Ministros aprobó el bautizado como ‘Plan de Infraestructuras para la Seguridad del Estado 2019-2025’, que prevé una inversión de 600 millones de euros en los próximos siete años para la reforma y construcción de comisarías de Policía Nacional y cuarteles de la Guardia Civil en toda España.
El objetivo de este plan, realizado a propuesta del Ministerio del Interior, es «acometer la modernización general de las comisarías y los cuarteles mediante obras de construcción de nuevas instalaciones o de gran reforma de edificios preexistentes. Además de mejorar estas instalaciones, también se pretende dotarlas de una mayor eficiencia energética».
En concreto, se destinarán 275 millones de euros a las comisarías de la Policía Nacional, otros 275 millones para los cuarteles de la Guardia Civil, y 50 millones adicionales a obras en otras instalaciones dependientes de la Secretaria de Estado de Seguridad.
El caso de Toledo es uno de esos cuarteles de la benemérita, que además está catalogado dentro del propio plan como ‘Objetivo 1’. Es decir, los de máxima prioridad a la hora de llevarse a cabo.
Los factores que incluyen a la Comandancia de Toledo en este apartado son, básicamente, dos: que está dentro del 28% de las instalaciones de la Guardia Civil de toda España que tiene más de 50 años de antigüedad, y que además se cuenta con el suelo para construir la nueva casa-cuartel.
En esa última parte, en la cesión del terreno, es donde entra en juega el Ayuntamiento de Toledo. La foto del pasado miércoles al comienzo de la mesa de debate ‘Soluciones de movilidad sostenible en Toledo’, organizada por La Tribuna y Nedgia Castilla-La Mancha, delataba el acuerdo.
La alcaldesa Milagros Tolón, el delegado del Gobierno en la región, Manuel Gabriel González, y el general jefe de la 2ª Zona de la Guardia Civil de Castilla-La Mancha, Manuel Llamas Fernández, coincidieron a la entrada del Palacio de Congresos. Hacia pocos días que se había concretado el acuerdo definitivo y no dudaron en felicitarse tácitamente.
Ahora existe un borrador que debe ser rubricado, pero nada pone en peligro la ejecución de unas obras que se realizarán con fondos propios del Ministerio del Interior que no dependen de los Presupuestos Generales del Estado de este año, comprometidos con la inminente cita electoral.
La zona elegida para levantar la nueva casa-cuartel es la misma que ya anunció en su día La Tribuna, los terrenos de la antigua Fábrica de Armas que existen en la avenida Mas del Ribero, en paralelo al yacimiento de Vega Baja.
Ese suelo fue cedido por el Invied (Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa) al Ayuntamiento de Toledo en 2011. El acuerdo incluía una superficie de más de 12 hectáreas de la antigua Fábrica y permitía destinar ese suelo para uso terciario, zonas verdes y equipamientos. El Invied, como contraprestación, recibió una parcela de 36.795 m2 de uso terciario.
Ahora, la cesión de esos terrenos para construir el nuevo cuartel incluirá una permuta. La parcela donde se ubica la actual Comandancia pasará a manos del Ayuntamiento, que podría construir ahí un nuevo edificio público o viviendas de protección.
Con la construcción del nuevo cuartel en la zona de Mas del Ribero se logra además el objetivo de no dejar al barrio de Palomarejos sin uno de sus referentes, una idea que preocupaba al Ayuntamiento.