scorecardresearch

El CD Toledo regulariza los pagos con Hacienda

Jaime Galán
-

El Consejo de Administración anuncia haber solventado una deuda de más de 4 millones de euros en solo 15 meses y garantiza la viabilidad económica hasta final de temporada

Alejandro Jara y Joaquín Sánchez-Garrido del Consejo de Administración del CD Toledo. - Foto: Yolanda Lancha

Independientemente de la situación deportiva, que el Club Deportivo Toledo anuncie estar libre de deuda es un hito histórico, tal y como calificaron desde el propio Consejo de Administración. Una situación que significaría competir de tú a tú con otros equipos de su misma categoría sin tener que destinar una parte de los ingresos a los errores del pasado. La incógnita es si realmente esa deuda se ha reducido a cero, o simplemente se ha pactado con las instituciones el pago de la misma a plazos. Algo que ya se consiguió hace años y que posteriormente se incumplió. En cualquier caso, desde el club presumen de haber encontrado la viabilidad económica tras una tempestad de obstáculos en el camino, llaménse Juan Juárez, Diego Merino o Javier Olmedo, entre otros. 

El hecho de haber solventado deudas anteriores es lo que permite al club poder mirar al futuro con una incipiente ampliación de capital. Al ser público su desglose en el registro mercantil, se conoce que esta será de 1.200.000 euros, pero desde el club no especificaron si traerá o no consigo la llegada de nuevos inversores (Grupo Ibérica). El presidente, Joaquín Sánchez Garrido, se remitió a la confidencialidad de las negociaciones, pero aseguró que la ampliación de capital se realizará por esa cantidad «mediante una vía o por otra». Sobre los continuos rumores que acechan a esa Junta de Accionistas convocada para el 25 de marzo, Sánchez-Garrido destacó que es una mera actividad que debe hacer cualquier empresa anualmente, solo que «causa sorpresa porque aquí antes no se hacía».

Por su parte, el actual propietario del club, Alejandro Jara, detalló que las cuentas a su llegada marcaban una deuda de 4.600.000 euros a 30 de junio del 2020. Revelaron detalles también como que la totalidad de los contratos de la plantilla de la temporada pasada alcanzaba el millón de euros, «con claúsulas de abono por empatar en casa o por jugar Europa League en un futuro»;  una deuda adicional de 90.000 euros con la marca deportiva que vestía al club y otros problemas con los patrocinadores. A pesar de todos ellos, el Consejo de Administración garantiza la viabilidad económica hasta final de temporada, porque «el club seguirá existiendo y creciendo» mantuvo Sánchez-Garrido, a lo que añadió que, tanto para sus aliados como para sus detractores, «tendrán que seguir viendo nuestras caras durante mucho tiempo».