scorecardresearch

Parapléjicos, sede el Instituto regional de Investigación

J. Monroy
-

La fuga de cerebros es uno de los objetivos del nuevo organismo, que comenzará a funcionar el 1 de enero y que tendrá subsedes en las capitales de provincia

Parapléjicos, sede el Instituto regional de Investigación - Foto: David Pérez

El 1 de enero comenzará oficialmente a funcionar el nuevo Instituto de Investigación de Castilla-La Mancha, que tendrá su sede administrativa en el Hospital Nacional de Parapléjicos, de Toledo, y subsedes en las demás capitales de provincia. Así lo ha anunciado, precisamente en Parapléjicos, en consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, durante la entrega de la beca ‘Stop fuga de cerebros’, que patrocina la farmacéutica Roche.

La Junta lleva años trabajando en la puesta en marcha de este Instituto. En estos momentos, está en fase de selección de su director. Será una entidad pública, abierta a la colaboración público-privada. Fernández espera que, con su puesta en marcha, se reproduzcan los atractivos para los investigadores de la tierra. Ahora mismo, apuntó, Castilla-La Mancha solo está al principio del camino en cuanto a investigación, «pero hay un entusiasmo y una dedicación en cuanto a la mejoría importantes». La idea es aunarlo todo «para que juntos seamos más, aunque vayamos más despacio», y ahí se abre la puerta a la colaboración privada, «no se puede hacer la investigación de otra forma, hay que hacerla en conjunto».

Fernández apuntó que ha costado llegar a este momento por la dispersión en la que se hace la investigación. En ese sentido, agradeció el trabajo del complejo universitario de Albacete. Como dato, apuntó que a su llegada a la consejería se palpaba claramente la fuga de talento en lo asistencial y la investigación; en 2015 solo se estaban formando 190 personas como especialistas asistenciales, y uno de cada tres investigadores había dejado la región. Ahora, se forman casi 500 especialistas y hay más investigadores, con partidas propias. «Destruir es una situación relativamente rápida, y construir es difícil y además más lenta», concluyó.

- Foto: David PérezJoven investigadora. Evitar que los jóvenes valores en la investigación se marchen de Castilla-La Mancha será uno de los objetivos del futuro Instituto, que viene a sumarse en este ámbito a iniciativas como la beca ‘Stop fuga de cerebros’, que otorga la farmacéutica Roche.

Fernández hacía el anuncio precisamente durante la entrega de esta beca a la investigadora Susana López López, que trabaja en el Complejo Hospitalario de Albacete. Los 60.000 euros de beca permitirá a la doctora López seguir desarrollando durante año y medio su trabajo en distintos proyectos de investigación sobre el ictus isquémico y los tumores cerebrales dentro de un grupo específico del SESCAM cuya investigadora principal es la doctora Gemma Serrano de la Heras.

López agradeció la concesión de la beca, ya que le va a permitir seguir desarrollando su carrera profesional como investigadora postdoctoral e integrarse en un equipo de investigación multidisciplinar formado por investigadores clínicos y básicos, ya que ella siempre ha trabajado en investigación básica. El equipo al que se incorpora desarrolla varios estudios que podrían generar nuevo conocimiento sobre enfermedades como el ictus y los tumores cerebrales. Para Susana López, esta beca supone una gran oportunidad poder realizar su labor investigadora en este grupo que tiene como objetivo prioritario trasladar los resultados de los experimentos realizados en el laboratorio al desarrollo de nuevas herramientas preventivas y terapéuticas eficaces que puedan aplicarse en la práctica clínica para mejorar el estado de los pacientes que sufren estas patologías.

En Castilla-La Mancha se registran de media cada año 150 nuevos casos de ictus por cada 100.000 pacientes. El ictus representa una de las primeras causas de muerte en los países desarrollados. El tratamiento consiste en eliminar el trombo o la hemorragia, pero algo clave es determinar que está provocando el ictus. Las causas pueden ser varias, de origen cardiaco o debido a la acumulación de placas de ateroma, pero hay un alto porcentaje de casos donde no se conocen las causas y saberlo con exactitud determinaría el tratamiento más adecuado. Recientemente, diferentes publicaciones han revelado que los procesos infecciosos, como las infecciones víricas, pueden aumentar el riesgo de sufrir un ictus, debido a que aumentan el estado de coagulación de la sangre. El grupo al que se ha incorporado Susana López actualmente tiene varias líneas de investigación sobre enfermedades cerebrovasculares, y el trabajo que desarrollará la investigadora se enfocará en estudiar el papel de las infecciones en el ictus, analizando la presencia de proteína víricas y bacterianas en los trombos de los pacientes con ictus atendidos en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete.

Esta es la segunda beca ‘Stop fuga de cerebros’ que llega a la región. Se trata de una iniciativa que nació en 2017 con el objetivo de «fomentar la investigación biomédica y fomentar el conocimiento científico», según explicó Beatriz Pérez, directora médica de la farmacéutica. Su idea es hacerlo, sobre todo, fomentando el talento local y a los nuevos investigadores. En sus 125 años de historia, apuntó, Roche se ha distinguido por «el firme compromiso que tenemos por la investigación y con la innovación». Además, España está a la cabeza de esta investigación, dado que es el tercer país reclutador en ensayos clínicos a nivel mundial. Roche hace una inversión de más de 65 millones al año en investigación clínica y en este tipo de investigaciones científica, con más de trescientos ensayos clínicos al año, de los que se benefician unos doscientos centros hospitalarios y más de 12.000 pacientes, que pueden recibir tratamientos innovadores mucho antes de que lleguen al mercado. «Somos conscientes de que tenemos que incentivar el talento científico cercano y, sobre todo, el talento científico joven, como el de Susana; una sociedad que investiga es una sociedad que crece y que da respuestas a los pacientes y desde Roche queremos comprometernos con Castilla-La Mancha como aliado firme», concluyó.