scorecardresearch

No sin mi catering

F. J. R.
-

Los pliegos de la producción de los conciertos de agosto incluyen las exigencias de los distintos artistas, destacando desde los dispensadores de agua de Sidecars, al gazpacho de Soraya, la comida vegana de Fangoria o el Black Label de Hombres G

No sin mi catering

El Ayuntamiento de Toledo ha sacado a licitación los trabajos de producción para los conciertos de las Fiestas y Feria de agosto. Se trata de un concurso que incluye tres lotes independientes de conciertos, en las tres ubicaciones previstas (Plaza del Ayuntamiento, La Peraleda y Plaza de Toros), y que parte con un precio máximo de adjudicación de 108.779 euros, IVA incluido. El plazo para presentar ofertas concluye en la jornada de mañana y se deberán realizar propuestas para cada lote por separado.

Los conciertos que se desarrollarán en la Plaza del Ayuntamiento se han agrupado bajo la denominación de Lote 1 y salen a concurso con un precio de 18.029 euros. Allí actuarán, entre el 15 y el 18 de agosto, la banda Ciudad de Toledo, Pancho Varona y Viceversa, María Rubí y habrá un Desfile de moda temática Alfonso X.

Los conciertos de La Peraleda, agrupados como Lote 2, tendrán lugar entre el 14 y el 17 de agosto, y allí se podrá ver a Sidecars, Soraya, Momo (Tributo a Queen) y el tributo del Rey León De Simba a Kiara. Todos ellos juntos cuentan con un precio máximo de producción de 24.200 euros.

Por último, el Lote 3, que es el de mayor caché de los artistas, ya que su precio se ha fijado en un máximo de 66-550 euros, tocarán todos en la Plaza de Toros, del 16 al 18 de agosto, por este orden: José Luis Perales, Concierto Dial (Fangoria y otros) y  Hombres G.

El pliego detalla todo lo que hay que instalar de cara a los conciertos y el personal de seguridad, si fuera necesario, con el que se ha de contar, pero sin duda lo más curioso de todo es que también se incluyen los detalles que han de tener los camerinos de los artistas con mayor caché y lo que se debe servir en sus catering.

Pero no de todos. José Luis Perales, el plato fuerte de los conciertos de agosto, no tiene registrado ninguna condición en su pliego a ese respecto, muy posiblemente porque sus necesidades ya vienen cubiertas al estar de gira en tres camiones y dos furgonetas perfectamente equipadas.

Sin duda, dentro del resto de artistas más conocidos, destacan algunas de la condiciones de Hombres G, que quieren, entre otras muchas cosas, 50 tercios de cerveza fríos que no sean marcas blancas, ni Heiniken ni San Miguel, eligiendo, preferiblemente, Mahou.

Toda su bebida debe estar cargada en dos botelleros muy fríos y ahí se deberá contar con 12 coca-colas; seis Aquarius; seis Ginger Ale; una botella de whisky Johnie Walker etiqueta negra; una botella de Tequila José Cuervo; una botella de vino blanco Verdejo o Rueda; termos con agua caliente, café, leche y sobres de infusiones; sándwiches variados; dos platos con jamón serrano, chorizo, lomo y salchichón (ibéricos); dos tortillas de patata casera sin cebolla; un plato de queso semicurado y nueces; seis huevos duros y sal; seis Yatekomo variados; pan del día y pan de molde integral, fruta fresca (plátanos, manzanas, fresas, mandarinas, sandía, melón y naranjas); nueces, almendras, cacahuetes, chuches y chocolatinas; limón exprimido y miel; hielos, cubitera, termo con agua caliente, pinzas, vasos, platos, cubiertos, mantel, servilletas; así como ceniceros, papelera y abrebotellas.

Además, al finalizar el concierto se les deberá servir 12 bocadillos (6 de jamón ibérico y 6 calientes -sinpanceta-) y 16 cervezas frías en botella; así como dos pizzas grandes de masa fina (una de Pepperoni y otra Margarita).

Fangoria también tiene muy claras sus preferencias, y una hora antes de la prueba de sonido ya deben tener un catering líquido compuesto por 60 botellas de agua (Solán de Cabras) de 0,5 lts. mineral sin gas en botella de plástico; 50 refrescos: 16 Coca?Colas, 16 Coca?Colas Zero, 15 tónicas Schweppes, 4 Naranja y 4 Limón; 4 Bebidas Red Bull Light; 6 agua con gas; 6 Acuarios de Limón; 60 cervezas frías en lata; 2 Botellas de cava Juvé & Camps Reserva Gran Familia/una Rose; una Botella de Ballantines; una Botella de Ginebra Hendrick’s; así como café, leche de vaca y de avena.

Como catering solido piden 3 kg de fruta variada y preparada. Esto quiere decir: pelada, cortada y repartidas en 3 bandejas; dos tortillas de patata caseras (no se aceptarán compradas envasadas); 30 sandwiches variados (embutido, vegetales, patés), ya montados y envueltos; 2 cuencos de Hummus, un cuenco de Guacamole, 2 tablas de queso variado; 3 ensaladas veganas; 2 tablas de Jamón y Lomo ibéricos; chocolatinas variadas y frutos secos; 2 barras de pan, pan de picos o tostado; 2 Limones.

Además, media hora antes del fin del concierto se deberá servir comida caliente suficiente para 16 personas: Hamburguesas o Pizzas, 2 platos de nuggets, 2 platos de patatas fritas, y cena caliente vegana para 3 personas.

Con Fangoria se incluye además la coletilla de que «les apasiona los productos típicos de la tierra. Si lo veis posible, estarán encantados de poder disfrutarlos añadiéndolos a esta lista», por lo que no se descarta que caiga algo de mazapán o unas buenas carcamusas.

Soraya, por su parte, tiene menos exigencias, pero pide que no falte agua mineral sin gas 33; gazpacho; empanada; jamón York o pavo; queso; uvas o pasas de uva; frutos secos; fruta fresca variada (melón y sandía fríos, plátanos, uvas, manzana, naranjas…).

Lo mismo le sucede al grupo Sidecars, que explicita que quieren unidades de Fuentes de agua o dispensadores de agua tipo Aquaservice, «para no gastar tanto plástico», o, en su defecto, 30 botellas de litro y medio de agua mineral. También piden 30 refrescos: 10 Coca-Colas, 15 Coca-Colas Light o Zero, 5 Naranja; 48 cervezas frías en lata 48 Mahou 5 Estrellas; 3 botella de vino tinto crianza (Ribera del Duero o Rioja); dos kg de fruta repartida entre plátanos y manzanas; 20 sándwiches variados y envasados (embutido, vegetales, patés); chocolatinas variadas y frutos secos en bolsas o paquetes individuales.

Está claro que el caché de los músicos también se deja notar en su comida y. sobre todo, en su bebida.