Se permite apartamentos turísticos si llevan 12 meses vacíos

M.G
-

El borrador, que acaba de pasar por la Junta de Gobierno Local, no está cerrado porque habrá reuniones con el sector y las asociaciones. La entrada en vigor «andará ahí ahí» este año

Se permite apartamentos turísticos si llevan 12 meses vacíos - Foto: Yolanda Lancha

El Ayuntamiento de Toledo ha dado un gran paso con la elaboración del proyecto de la ordenanza municipal de apartamentos turísticos, un texto al que ha estado dando forma en los últimos meses para regular el alojamiento extrahotelero, sortear problemas de competencia y evitar que este tipo de establecimientos que están proliferando como una buena alternativa de alojamiento para el turismo familiar, sobre todo, escape a la legalidad. La Junta de Gobierno Local aprobó ayer el proyecto elaborado por las concejalías de Turismo y de Urbanismo y el borrador pasará a la siguiente fase, puesto que ahora toca mantener una serie de reuniones con el sector y con las asociaciones por si hubiera que cambiar algo o enriquecerlo.
La portavoz del Ayuntamiento, Noelia de la Cruz, adelanta las principales líneas que marcarán una ordenanza municipal muy necesaria, según se ha comentado en los últimos meses, que regulará estos nuevos establecimientos que producen efectos positivos en el turismo porque, entre otras, cosas, ayudan a descongestionar y a repartir a los visitantes por el Casco y alargan las pernoctaciones. Algunas de las medidas ya se conocían desde hace tiempo, como la exigencia de disponer de autorización de la comunidad de propietarios o de la mayoría de los mismos en el caso de que no se haya constituido a la hora de dedicar una vivienda a apartamento turístico.
Si bien, otras resultan más novedosas. El Ayuntamiento se ha marcado una ambiciosa ordenanza que no deja lugar a lagunas. En este caso, se establece que únicamene estará permitido modificar el uso de la vivienda para explotarla como apartamento turístico si lleva deshabitada como mínimo doce meses. De la Cruz valora esta medida para evitar que los propietarios puedan especular y que se creen conflictos con arrendatarios.
Además, la ordenanza plantea que los pisos turísticos únicamente se podrán habilitar en planta baja o en la primera planta de los edificios y deben disponer de un tamaño mínimo de 80 metros cuadrados. A estas medidas se suman muchas otras destinadas también a aquellas viviendas que van a disponer de habitaciones para alquilar a turistas, como el tamaño mínimo de las habitaciones, la obligación de que el dueño esté empadronado, que la vivienda no tenga dos accesos, ni desde la vía pública ni desde las zonas comunes.
Otro punto importante de la ordenanza guarda relación con la puesta en marcha de este uso. Será obligatorio ponerlo en conocimiento del Ayuntamiento y cumplimentar la documentación correspondiente que incluirá, entre otros requisitos, la idenficación del dueño, la autorización de la comunidad de propietarios, la capacidad de la vivienda y la justificación del contrato de un seguro de responsabilidad civil de 35.000 euros.
Por su parte, el Ayuntamiento se compromete a elaborar un censo de apartamentos turísticos, la mayor parte ubicados en el Casco Histórico, y recogerá en la ordenanza una serie de sanciones en el caso de que los propietarios se salten esta normativa una vez que entre en vigor.
Sin embargo, la posible implantación de una tasa turística, un tema debatido y apoyado por algunos partidos políticos y por los hosteleros no entrará en esta nueva ordenanza porque es la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha la administración competente en relación a los apartamentos turísticos «y no está en la hoja de ruta».
plazos. Tras la aprobación del proyecto de esta ordenanza municipal en la Junta de Gobierno extraordinaria celebrada ayer, la administración continuará dando pasos en la tramitación, aunque De la Cruz asegura que una normativa de estas características «tiene una tramitación lenta».
Por tanto, a la portavoz municipal le resulta muy complicado avanzar si la ordenanza entrará en vigor a lo largo de este año porque todavía hay que mantener reuniones con el sector y las asociaciones, quizá modificar o ampliar el proyecto si fuera necesario, y elevarla a información pública. Por eso, De la Cruz se limita a decir «andará ahí, ahí», pero aún es pronto para saberlo con acierto.
Tarde más o tarde menos, el Ayuntamiento regulará el uso de los apartamentos turísticos en todos los barrios de la ciudad, ya que actualmente se calcula que hay más de 400 ya y muchas sin regular.