Preocupación en la Sierra por las reservas de El Piélago

J.M.
-

Los alcaldes de la Mancomunidad temen pasar el verano bajo mínimos con la tendencia actual de lluvias. El embalse está muy por debajo de lo habitual y con un consumo creciente

Preocupación en la Sierra por las reservas de El Piélago

Los cuatro municipios integrantes de la Mancomunidad de El Piélago (El Real de San Vicente, Navamorcuende, Hinojosa de San Vicente y Almendral de la Cañada) celebraron el pasado día 6 el Pleno para abordar la certificación de las obras de la instalación de filtros en los depósitos y los resultados del experimento para localizar el origen de la turbidez del suministro. Sin embargo, los alcaldes salieron con otra precupación en la cabeza: las reservas de la presa. Ahora mismo, el embalse se encuentra al 58 por ciento de su capacidad, 14 puntos menos que hace un año.
Así lo detallaba ayer a este diario el alcalde de El Real de San Vicente, Jorge Martín, quien detalló lo apurado de los meses de verano si se mantienen las previsiones de precipitaciones en esta parte de la Sierra de San Vicente. Los cálculos de los técnicos establecen una aportación mensual de seis puntos en el caudal, pero enfrente se sitúa un abastecimiento superior al normal ante el efecto de las pocas lluvias. «Vamos a pasar un verano chungo», decía coloquialmente el regidor.
La predicción de lluvias de los próximos meses resulta imposible, pero las previsiones apuntan a que la presa no estará llena antes del inicio del verano, al contrario que otros años. «A finales de mayo, no estará por encima del 70 por ciento», aventura Martín, quien supone que los cuatro ayuntamientos pasarían «bajo mínimos» los meses de mayor consumo del ejercicio. «En octubre, la presa estaría al 15 por ciento, o menos», subrayó el alcalde de El Real de San Vicente, la localidad de mayor habitantes de las cuatro y de toda la sierra de San Vicente.
La situación se agrava porque los municipios se abastecen también de otros manantiales para completar anualmente el suministro, pero la ausencia de abundantes precipitaciones estos meses han hecho disminuir el caudal de estas aportaciones, por lo que deben recurrir más a la presa de El Piélago. «Ha habido lluvias moderadas. Si hubiera llovido el doble, nos hubiera venido muy bien», lamenta el regidor serrano, quien apostilla que existe otro problema que perjudica en concreto a su municipio.
Al respecto, destaca que sería importante la construcción de un depósito u otra presa para retener el agua del arroyo que se despercicia por los límites de capacidad de la infraestructura del municipio. «Se nos escapa el agua y no podemos retenerlo», dijo.
Martín incidió en que los vecinos de la Sierra de San Vicente están mentalizados en el ahorro del consumo de agua, fundamental en principio para evitar situaciones de alarma en cuanto a abastecimiento en los próximos meses.
instalación de filtros. Uno de los puntos del orden del día del Pleno se refería a la certificación de la instalación de los filtros en cada uno de los depósitos de los municipios de la mancomunidad.
Estos filtros comenzaron a funcionar en los cinco depósitos (los dos de El Real de San Vicente por ser la de mayor población, y los otros tres restantes en las otras localidades) el pasado día 7. Los vecinos han advertido ya que el agua sale más clara que antes. Así lo aseguraba el alcalde de El Real, quien señaló que los ayuntamientos acometerán en los próximos días una limpieza en todos los pozos para mejorar más todavía el servicio público.
La instalación de los filtros ha supuesto una inversión de casi 300.000 euros. La mayoría de la aportación correspondió a los fondos de la Unión Europea con 180.000 euros, seguido de la Mancomunidad de Aguas de El Piélago con 96.813 euros, la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural con 14.000 euros y el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente con 6.000 euros.
La Mancomunidad de Aguas de El Piélago realizó un experimento entre finales de año y principios de 2020 para localizar el origen de la turbidez que afectaba principalmente a Navamorcuende y Almendral de la Cañada. De momento, falta todavía por conocer el informe correspondiente a Hinojosa de San Vicente y Almendral de la Cañada para hacer una evaluación de la prueba.
No obstante, Martín avanzó que en el caso de El Real de San Vicente sorprendió el efecto en la claridad del agua dependiendo del enganche porque, con los cambios habidos para encontrar una solución durante el experimento, salía con algo de turbidez en el tramo que debiera ser más favorable. Y al contrario. De todos modos, la evaluación definitiva de los cuatro municipios está pendiente aún.