Construyendo la Legociudad del futuro

L.G.E.
-

El equipo madrileño Red Team gana el torneo de la First Lego League en Toledo, que este año pedía soluciones para las ciudades del mañana: tecnológicas y sostenibles. Quedó segundo el equipo Street Shapers de Villanueva de la Jara (Cuenca)

La prueba de comportamiento del robot se realizaba sobre un escenario del edificio de Envases de Cartón y ante público. - Foto: Yolanda Redondo

A lo mejor algún concejal que otro debería interesarse por el trabajo que hoy han expuesto en el campus de Toledo los 19 equipos que este año han participado en el torneo regional de la First Lego League. Yes que en esta edición el reto se llama City Shapers porque consiste en diseñar soluciones para las ciudades del futuro. A pesar de lo que se podría pensar de un juego que se basa en construir, no todo está en la edificación. «Es la gestión de todos los bienes que entran, de los residuos que salen, de zonas verdes, en definitiva, de cómo se gestionan las ciudades para el futuro», explica Ismael Payo Gutiérrez, responsable de la competición en Castilla-La Mancha, «cada vez la población es más grande y las ciudades están teniendo bastante problemas para ser gestionadas».
Ese proyecto de ciudades de futuro es la base de una de las cuatro pruebas a las que se tuvieron que enfrentar esta mañana los equipos, formados por diez chicos de 10 a 16 años. Ante los jueces exponen esas soluciones sostenibles y se tienen que someter a sus preguntas.
Otra de las pruebas consiste en la presentación del robot que han construido para esta competición. Los jueces valoran en este caso su diseño y cómo esta programado. Quizá la prueba más entretenida es la del comportamiento del robot, pues tienen que ponerlo sobre un tapete a hacer diferentes misiones en un entorno de ciudad, con un gran puente, un puerto con grúas y diversas edificaciones. Esas misiones se realizaban en un escenario en el edificio de envases de cartón de la Fábrica de Armas y se podían seguir también a través de diversas pantallas instaladas en el recinto. En otro edifico que hay junto a Sabatini los equipos podían ensayar previamente las misiones.
Construyendo la Legociudad del futuroConstruyendo la Legociudad del futuro - Foto: Yolanda RedondoPero este torneo no es solo de diseño e innovación. Los valores también son fundamentales y por eso hay una prueba en la que los equipos exponen ante los jueces con un póster cómo han aprendido a trabajar en equipo y se someten a una prueba en la que demuestran cómo ponen esos valores en práctica.
En España esta competición corre a cargo de la Fundación Scientia, aunque en Castilla-La Mancha cuentan con la colaboración de la Universidad regional. Por eso esta mañana estuvo el rector, Miguel Ángel Collado, tanto para dar el pistoletazo de salida como para la entrega de premios.

Los premiados
El primer premio se lo llevó el único equipo que participó y que no era de Castilla-La Mancha. Se llaman Red Team, vienen de Madrid y ganaron además el premio en la prueba de Comportamiento del robot. Con este primer premio consiguen además pase a la final nacional, que se celebrará en Tenerife el 28 y 29 de marzo. Los que ganaron el año pasado, un equipo del IES Blas de Prado, de Camarena, lo hicieron muy bien en la final nacional de 2019 y se llevaron el premio de Presentación.
Antes de entrar a competir, los robots se podían probar en la zona de ensayos.Antes de entrar a competir, los robots se podían probar en la zona de ensayos. - Foto: Yolanda RedondoEn la competición de ayer el segundo premio fue para Street Shapers, del IESO La Jara, de Villanueva de la Jara (Cuenca). En el apartado de Valores, ganaron los Robotec Los Belis, del centro Santísimo Cristo de la Sangre de Torrijos. El equipo Alarife, de Toledo, ganó en Proyecto Innovador.  En Diseño, el premio fue para Ecolegos, del IES Castillo del Águila de Villaluenga. En Emprendimiento ganó Robowolf, de Lupiana (Guadalajara) y en Jóvenes Prómesas el equipo Rotobics Santa Bárbara, del colegio Santa Bárbara de Villacañas.
Más allá de los premios, lo importante de este tipo de iniciativas es estimular los perfiles STEAM entre los más pequeños. Con estas siglas, en función de sus nombres en inglés, se conoce a los perfiles de ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas y arte. Payo Gutiérrez señala que lo importante es que los niños se acerquen sin miedo a este campo, «que sepan lo que es y que aprendan diviertiéndose, porque cuando uno aprende cosas que no le divierten, al final lo deja».
Y si es clave que los pequeños no cojan miedo a los perfiles científicos y técnicos, es fundamental que lo hagan las niñas, sobre las que todavía pueden tener un efecto disuasorio los prejuicios sociales que hay sobre estas carreras. Para animarlas, la Fundación Scientia tiene una beca para los equipos formados al 100% por chicas. Aunque Payo Gutiérrez destaca que en muchos equipos está bastante igualada la presencia de chicos y chicas, valoró que este año en competición  hay equipo completamente femenino que viene de Guadalajara.