Los vecinos de Valdelagua ganan la batalla a los ocupas

Redacción
-

«La constancia, la perseverancia y la unión vecinal» ha sido la «clave del éxito», celebran los vecinos.

La entidad bancaria propietaria del chalé ha procedido a tapiar todas ventanas e instaló una puerta antiocupa. - Foto: David Pérez

Ha merecido la pena. Han sido nueve días de tensión, pero los vecinos de Valdelagua, en Bargas, conseguían el lunes por la tarde que los ocupantes ilegales de uno de los chalés de esta urbanización ‘claudicaran’ ante la «perseverancia, constancia y unidad vecinal» que se ha manifestado desde el mismo momento en el que estas personas se colaron en esta vivienda el pasado domingo 12 de enero.
Y es que los residentes de Valdelagua no han dejado de mostrar, ni un solo día, a las puertas del chalé ocupado su oposición a la ocupación ilegal que protagonizaron ese grupo de personas. Llegaron a instalar, tras concentraciones puntuales, hasta una carpa frente a dicho chalé para realizar una guardia constante y presionar a los ocupantes durante 24 horas al día.

También elaboraron pancartas y camisetas y  realizaron una manifestación hasta el Ayuntamiento de Bargas a golpe de pitidos con sus silbatos para dejar constancia de que su problema era un problema de todos.
Finalmente, el lunes por la tarde, y tras la intervención de una responsable de la entidad bancaria dueña del chalé, los ocupantes comenzaron sobre las seis de la tarde las labores de desalojo que concluyeron alrededor de las diez de la noche para alegría de todos los residentes de Valdelagua.
Eso sí, no sin antes arremeter contra todos los vecinos con profusos improperios y destrozar hasta el último rincón de la vivienda que les ha dado cobijo, ilegal, durante los últimos nueve días.
Lamentan los vecinos que pese a que los responsables municipales, la propia entidad bancaria e incluso ellos mismos ofrecieron a estos ocupantes ilegales la posibilidad de acceder a una vivienda social de alquiler estos se negaron en rotundo ante esta posibilidad. Hecho que certificó las sospechas vecinales -quería utilizar el chalé para  posibles actividades delictivas-  que desde el minuto uno motivó su oposición a la presencia de estas personas.
Los ‘ocupas’ abandonaron Valdelagua en la tarde-noche del martes en desplazamientos cortos, «tardaban unos 20 minutos en descargar la furgoneta y volver a la casa a cargarla»,  lo que hace sospechar que no se han instalado muy lejos por lo que advierten que el problema se ha alejado de su urbanización pero no se ha atajado.
Mientras tanto, la entidad bancaria propietaria del chalé objeto de la ocupación entró en la mañana de ayer con diferentes operarios para tapiar por completo los accesos y colocar una puerta antiocupa que tranquiliza a los vecinos de Valdelagua, en este sentido, dado que los impedimentos para que vuelva a ser objeto de una ocupación ya están ejecutados.
Ahora bien, y aunque han logrado que el problema de convivencia que se les avecinaba haya desaparecido, no están completamente tranquilos ante el temor a posibles represalias.