Prevén que el Cafetín del Rojas esté listo para final de año

A.D.M.
-

Serán necesarios 150.000 euros para acondicionar técnicamente la nueva sala experimental, cuya obra arquitectónica ya ha sido realizada por el Consorcio

Prevén que el Cafetín del Rojas esté listo para final de año - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

El Ayuntamiento pretende tener lista para finales de año la obra del Cafetín del Teatro de Rojas. Una vez concluida la fase de obra arquitectónica, emprendida por el Consorcio, cuyo coste fue de 90.000 euros, «queda ahora llenar al espacio de contenido técnico, es decir: luces, sonido, camerinos...». Esta segunda fase, explicó ayer la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, durante la presentación de la programación escénica del Teatro de Rojas, requiere una inversión de 150.000 euros. «Ya estamos trabajando en darle contenidos», añadió Tolón, quien encuadró la actuación del Cafetín dentro del propósito del Ayuntamiento de «llevar la cultura a los barrios». En ese sentido, «era un objetivo de la legislatura anterior».
Fue el pasado mes de noviembre cuando la Comisión Ejecutiva del Consorcio adjudicó a la empresa Artectum S.L., por un importe de 89.993,75 euros, las obras del Cafetín o sala experimental del Teatro de Rojas. El proyecto, redactado por la Oficina de Arquitectura Francisco Jurado, contemplaba el acondicionamiento del espacio como escenario alternativo a la sala principal y la posibilidad de programar nuevos formatos y propuestas escénicas.
La actuación consistió en la instalación de una serie de paneles correderos para cubrir totalmente todos los ventanales de la sala, además de tintar los paramentos de manera que se aumente el efecto de oscuridad total durante una representación teatral, musical o de danza. Asimismo, se eliminó la pasarela superior o altillo junto con las escaleras y trasteros, incorporando estos metros cuadrados a la sala. El proyecto ha incluido un aseo completo y varios camerinos en los espacios sin uso junto a la escalera de servicio adyacente, que será de utilización para los actores, abriendo un acceso directo al altillo a través del muro de carga interior, que se usará habitualmente en representaciones ‘a la italiana’.