scorecardresearch

Doña Sofía brilla en el Teatro Real

-

La Monarca Emérita preside la puesta de largo de la temporada 100 del coliseo madrileño en sustitución de su hijo y Doña Letizia

La madre de Felipe VI saluda desde el palco antes de comenzar el espectáculo. - Foto: JuanJo Martí­n

Noche de celebración para la cultura en Madrid. Nervios delante y detrás de la escena. El Teatro Real inauguró ayer su temporada, la número 100 desde que se inauguró el coliseo madrileño hace más de siglo y medio, con la puesta en escena de La Cenerentola, y lo hizo con la presencia de la Reina Sofía.  Es habitual que los Monarcas disfruten de la ópera y así ha sido en los últimos años. Pero la erupción del volcán Cumbre Vieja en la isla de La Palma ha trastocado las agendas de Don Felipe y Doña Letizia, que quisieron estar con los afectados para brindarles su apoyo. Eso sí, la cita no se quedó sin representación de la Casa Real y fue Doña Sofía la mejor sustituta en la noche de gala. 

Sonriente y amable con todos los presentes, la Monarca Emérita llegó con un vestido-abrigo de seda de estilo oriental. Junto a la madre de Felipe VI, estuvieron el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta; la de Justicia, Pilar Llop; el presidente del Senado, Ánder Gil, y el del Real, Gregorio Marañón. También acudieron el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, el presidente del PP, Pablo Casado, y la de Ciudadanos, Inés Arrimadas, entre otros.

Tras los saludos protocolarios, la Reina Sofía accedió al palco, donde el público le brindó una cerrada ovación mientras sonaron los acordes del himno nacional.

Doña Sofía, gran aficionada a la música clásica y a la ópera, agradeció el recibimiento saludando a los espectadores con la mano.

Sin restricciones de aforo al levantarse las medidas sanitarias a los espectáculos en Madrid, el coliseo alzó el telón tras recibir el pasado mes de mayo el premio International Opera Awards 2021, que le reconoce como el mejor teatro de ópera del mundo.

 

Más allá del cuento

La Cenerentola, basada en el popular cuento de la Cenicienta de Charles Perrault, es la primera de las 16 óperas que integran el programa lírico de la temporada centenaria del Teatro Real desde que se erigió en 1850. El repertorio de los próximos meses, que combina diferentes épocas y estilos, incluye obras de Verdi (Nabucco), Puccini (La Bohème), Händel (Parténope), Purcell (El rey Arturo), Wagner (El ocaso de los dioses), Mozart (Las bodas de Figaro) o Giordano (Siberia).

Dos de las óperas programadas son estrenos absolutos: El abrecartas, de Luis de Pablo y Extinción: Missa de Batalla y Missa pro defunctis, de Joan Cererols. 

El coliseo madrileño abrió con «el optimismo legítimo de pensar en la nueva normalidad», subrayó el presidente del Real.