Cs propone un sello de huerto familiar para vender al bar

L.G.E.
-

La idea es que los excedentes se puedan vender al bar o restaurante del pueblo. Ciudadanos quiere que así se garantice que se hace con calidad y que se pueda registrar con facturas, aunque pide que no se grave con IVA

Cs propone un sello de huerto familiar para vender al bar - Foto: Javier Pozo

¿Quién no tiene un amigo o un familiar que alguna vez le ha regalado tomates de su huerto porque tiene más de los que puede consumir? Pues ahora ese amigo o familiar podría vender esos tomates al restaurante o al bar del pueblo para que haga pisto y lo ponga en el menú. Eso es lo que quiere Ciudadanos, que por eso va a plantear en las Cortes regionales una propuesta para crear el sello de «huerto familiar». Se votará como proposición no de ley, que no tiene carácter normativo, pero si sale adelante puede ser un primer paso para que finalmente se lleve a cabo.
El presidente del Grupo Parlamentario Ciudadanos, Alejandro Ruiz, explica que lo que persiguen con su iniciativa es que «la persona jubilada que tiene un huerto en su pueblo o las personas que tienen una pequeña explotación puedan vender sus productos al restaurante de su pueblo o al del pueblo de al lado y que se haga con calidad». Contó que el sector de la hostelería lo podría ver con buenos ojos pues recientemente se han reunido con la asociación Euro-Toques, en la que hay cocineros de prestigio de la región, y eso es algo que demandan, que puedan comprar «al pequeño productor local» porque saben que les «está vendiendo producto de calidad».
Ruiz quiso dejar claro que se haría con garantías. Por ejemplo, se podría incluir estas compras en facturas o en la contabilidad del establecimiento. Eso sí, propone que estos intercambios estén «exentos de IVA». También se exigirá el curso en fitosanitarios, aunque comentó que eso es algo que deberían tener todos los que cultivan un huerto porque es obligatorio el carné para poder adquirir esos productos.
Para Ruiz, todo son ventajas. Por un lado, cree que es una ayuda más para fijar población en los pueblos pequeños. «Creemos que puede ser una alternativa para esa familia que se ha quedado en el paro, que pueden rehabilitar el huerto de sus padres y abuelos, rehabilitar la casa, hacer agricultura de subsistencia y con el excedente, venderlo en condiciones legales a los locales de la zona», expuso. También apunta que es una forma de premiar a los que apuestan por el «cultivo tradicional» y también a los que son respetuosos con el medio ambiente y la naturaleza.
También para setas. Ciudadanos extiende la idea a la micología, a quienes recogen setas y hongos. Ruiz aclara que también se exigiría  un sello que avale que se tiene los conocimientos precisos. Cree que así se reconoce a quien va con cestas de mimbre para garantizar la reproducción con esporas y que así se contribuirá también a penalizar a los que van con la bolsa de plástico, que precisamente evitan esa reproducción y que «con un rastrillo arrasan con esa producción y la de años posteriores».