Iván Bueno pega al Toledo a los 'play off'

J. M. Loeches
-
Iván Bueno pega al CD Toledo a los 'play off' - Foto: Yolanda Redondo

Tras un arranque dubitativo, el conjunto verde, que se coloca a un punto del cuarto, logró ganar un Tarancón muy osado que puso en duda la la buena racha (2-0)

El CD Toledo ya está a uno de La Roda (cuarto), sigue a cinco del Villarrboledo (tercero) y acorta a ocho con el Villarrubia (segundo). El factor psicológico tiene tanto porcentaje en el fútbol que ganar a un bravo Tarancón reduce los enojos y multiplica las ilusiones. Tiene mucho valor esta victoria, la quinta en el mismo montón, pero lo mejor es la sensación de andar por un prado en primavera.
Manu Calleja se decidió al final por cambiar el sistema habitual, aunque reculó un poco en su apuesta y metió a Acuña en el once inicial como pivote, con Pepe Delgado por delante haciendo línea de tres medias puntas junto a Iván Bueno y Jokin Esparza.
El público del Salto del Caballo no se encontró con el ciclón habitual. Hubo más precauciones porque el Tarancón salió muy seguro al campo. Le filtraron algún balón a Rubén Moreno y otro a Esparza, pero ninguno enseñó ni las uñas.
De hecho, la primera clara fue para los visitantes, en una transición muy bien hecha en la que Miguel, con un pase a Tajamata, le ganó la espalda a los centrales. El exverde ya no tuvo tanta malicia para rematar delante de Machuca.
El panorama no era el mejor y el técnico del CD Toledo mandó a Pepe Delgado que diera varios pasos hacia atrás para ayudar a Acuña. El Tarancón estaba cercando a los toledanos, que se encontraron con una incomodidad tremenda para generar fútbol.
Aunque el partido se estaba jugando en los metros centrales, de nuevo fueron los de Jorge Cañete los que asustaron en el minuto 14 con un lanzamiento exterior de zurda de Camacho. Poca cosa pero un ejemplo más de que la valentía de la que hablaba su entrenador no era un farol.
En cualquier caso, esto del fútbol va de ser efectivo y al andamio taranconero se le cayeron algunos pisos al conceder espacio a Iván Bueno, que remató de cabeza en el segundo palo un centro de Esparza. El gol terminó de quitar los miedos del Toledo y sin dejar de pensar que atrás le podían hacer daño, comenzó a buscarle más descaradamente las cosquillas al conjunto blanquiazul.
Los de Manu Calleja recuperaron un poco la posesión y tanto Manu Gavilán como Rubén Moreno pasaron ahora a trazar diagonales para pillar desprevenida a la defensa.
Pero mediado este primer tiempo ya quedaba bastante claro que tener el control de este partido era como intentar ir a Venus en un barco. Así, unos y otros se encomendaron al ataque rápido, como en el minuto 33 hicieron Rubén Moreno y Manu Gavilán, con un pase del madrileño que el sevillano no conectó a portería por pocos centímetros.
El CD Toledo había recuperado el 4-1-3-2 y esa sensación de estabilidad defensiva con la que no salió del vestuario. Ahora ya, los tres puntos estaban en la otra área y Rubén Moreno, justo antes del descanso, estrelló la pelota en la base del palo tras una jugada dentro del área. Lo que cambia el panorama en pocas semanas. Al entrar al vestuario en el entreacto, el público olvidó la histeria de otros días y aplaudió con ímpetu a los suyos.
El CD Tarancón salió con ganas a la segunda parte y así lo puso encima de la mesa el lateral Josué, que se fue de todos entrando por la izquierda. De todos modos, el centro del ‘3’ salió muy pasado. Fue algo puntual porque el Toledo pasó a mover más y mejor el balón y a llegar por los costados o con pases interiores a los delanteros. Faltó esa precisión con la que encontrar una jugada perfecta.
Sin embargo, con el paso de los minutos, podían aparecer las dudas al no cerrarle la puerta del todo a un rival sin complejos. En verdad, cuanto más arriesgó el Tarancón, más cerca estuvo el equipo toledano de crear una ocasión clara. Primero se metieron a la cocina Rubén Moreno y Manu Gavilán para hacer un caldo en el que pudo haber penalti sobre el de Mairena de Aljarafe y después fue este último el que creó una acción individual por la izquierda a la que le faltó una buena definición en el primer palo.
Justo lo que sí hizo su compañero Iván Bueno, menos vistoso a la hora de hacer fútbol que otras veces pero mucho más efectivo de cara a portería. Corrió como un cohete por su banda y se plantó delante de Ortigosa, al que superó con un buen disparo. Cuando uno está en la ola buena hay que coger la tabla y subirse y, por eso, en tres minutos, el ‘10’ pudo adornarse con un triplete al encontrar un disparo dentro del área al que respondió sin problemas el guardameta del Tarancón.
El CD Toledo encontró esa base ancha para no tambalearse y lo único que tenía que hacer es no cometer errores que metieran en el encuentro a los de Jorge Cañete. El técnico hizo cambios para buscar más profunidad y ese gol vestido de esperanza.
Calleja también aprovechó para guiñar ojos arriba y abajo. Por eso, retiró a Acuña del terreno de juego para meter al mexicano William, que jugó así su segundo partido de la temporada tras el de la primera vuelta en Tarancón.
El rival se negó a caer a la lona y agotó los cambios. Los verdes, mientras tanto, ya le habían metido toda la medicina posible al partido para aguantar el resultado. Calleja demostró lo buen director de orquesta que es y le dio partitura de nuevo a Adri y a Obed en el tramo final de encuentro. Los cambiados, Esparza e Iván Bueno. Todo hilado. Y así terminó por consumirse la quinta victoria consecutiva. De mucho mérito, por cierto.