El CD Toledo se mexicaniza

J. M. Loeches
-

Tras los últimos cambios, el máximo accionista, Jorge Berlanga, sigue ganando terreno al presidente Juárez

El CD Toledo se mexicaniza - Foto: David Pérez

Después de las salidas del segundo entrenador del primer equipo, Luis Berges, y del director deportivo, Miguel Ángel Serrano Niño, esta semana les ha tocado el turno a los técnicos de los dos juveniles, Pepe López-Rey, en el División de Honor, y Fernando Gómez-Berraco, en el de Liga Nacional. Jorge Berlanga sigue siendo el hombre fuerte del CD Toledo, su máximo accionista y el que saca dinero del bolsillo para ponerlo encima de la mesa.
Y es que, un año y medio después del desembarco de Juan Juárez en la entidad verde, el nuevo presidente no ha invertido en todo este tiempo en la medida que se esperaba. Si es verdad que ha tapado huecos urgentes y que se hacían necesarios para seguir adelante, pero sin el desembolso que requería el Toledo para volver a Segunda B y continuar su profesionalización.
Además, en lo deportivo, Jorge Berlanga va extendiendo cada vez más sus tentáculos a pesar de que eso suponga apartar a hombres de club que acumulan años de experiencia y que conocen perfectamente la forma de trabajar y las plantillas. Pero esa preocupación por cuidar la parte humana de los equipos, sobre todo de la escuela, se está quedando arrinconada por una metodología más férrea que está por ver si tiene sus efectos.
Por lo pronto, en el primer equipo, el regidor mexicano ya ha conseguido que uno de sus ‘fichajes’, el exfutbolista Lucho Pérez, entre como ayudante, y con la labor de segundo entrenador, de Manu Calleja. Asimismo, tomó la puerta de salida el director deportivo, Miguel Ángel Serrano Niño. Asumirá sus funciones el propio Jorge Berlanga, que ha venido metiendo mano en estos menesteres por su condición de agente de futbolistas, especialmente con los fichajes de sus compatriotas.
Pero de ahí para abajo, el CD Toledo se está mexicanizando cada vez más. No es nuevo que Raúl Alfonsín sea parte del organigrama de la cantera, pero es que cada vez que hay una vacante, la coge con el objetivo de implantar su metodología. Ésa es la razón que le dio a Pepe López-Rey, con doce años de experiencia en el club, para apartarle del División de Honor Juvenil, cuando el técnico toledano había creado el equipo a su imagen y semejanza, con apenas seis futbolistas cadetes, y a coste cero. Exactamente la misma que para destituir a Fernando Gómez-Berraco del Juvenil B.
Alfonsín es la prolongación de Jorge Berlanga en el club, el que está día a día y el que decidió cribar a los chicos y chicas de la cantera y el aumento de las cuotas. La prioridad no son los resultados, pero destituye a los entrenadores cuando éstos no llegan y aumenta la distanciasde los jugadores con sus formadores, cuando, en teoría la meta es el crecimiento de los futbolistas.
A partir de ahí, hay que recordar que en el césped, los mexicanos también han ido creciendo en protagonismo con el paso de las temporadas. Y es que no solamente el primer equipo ha contado con jugadores de la nacionalidad del accionista sino que este curso han ido llegando incluso para el Juvenil, como es el caso de Jorge Reynoso. Hace pocas semanas, el Club América anunció que otros dos, Raúl Beltrán y Luis Gutiérrez, viajarían con destino a Toledo para el plantel de División Honor, aunque aún no están inscritos.