scorecardresearch

SOS Talavera anima a luchar por el soterramiento del AVE

Leticia G. Colao
-

El colectivo, junto a la Mesa por la Recuperación, exige el cumplimiento del protocolo firmado en 2007 evitando un muro «que dividiría la ciudad en dos».

SOS Talavera anima a luchar por el soterramiento del AVE - Foto: L.G.C.

La concentración a favor del soterramiento de la Alta Velocidad y en defensa de la vía convencional del tren del próximo domingo, reunirá a la ciudadanía de Talavera y su comarca junto a la estación del ferrocarril para reclamar «una cuestión de interés común para la ciudad». La asociación SOS Talavera y Comarca, dentro de la Mesa por la Recuperación, anima a los vecinos a asistir y reclamar «un derecho ya adquirido» durante el protocolo de soterramiento firmado en 2007 por todas las administraciones, donde se garantizaba que la llegada del AVE en la ciudad sería bajo tierra.

15 años después de esta firma, con cambios administrativos, estudios ambientales caducados e incluso modificaciones de trayecto, sigue sin moverse ni una sola piedra en el tramo de la línea Madrid-Extremadura en la provincia de Toledo, algo que sí ha avanzado en la comunidad extremeña.

Ahora, unos días antes de conocerse si aceptan o no las alegaciones de los diferentes colectivos e instituciones a favor del soterramiento, el próximo 21 de junio, la ciudadanía quiere demostrar su negativa a un «muro que convierta la ciudad en un nicho, entre el río y el muro» y que impida el crecimiento urbanístico hacia el norte.

Óscar Muñoz y Rosa de los Ríos, coordinador y secretaria de SOS Talavera, acompañados por Aurelio de León, alma de la Mesa por la Recuperación, y junto a ellos Raquel Alday, presidenta de la Asociación de Vecinos La Almoheda, que quedaría muy perjudicada sin el soterramiento, animaron a los talaveranos a asistir el próximo domingo, a las 11 horas, a reclamar un derecho «que es para beneficio de toda la ciudad». «Es una cuestión de interés común, no tiene ningún aspecto partidista ni tienen ningún objetivo político», indicó el sacerdote, que animó a unirse a una lucha que mejorará el futuro de la ciudad.

Desde el colectivo recordaron que en las dos opciones recogidas en el estudio informativo publicado en diciembre de 2020, el AVE transcurría por superficie, ninguna soterrada, a pesar del protocolo firmado en 2007. Eso supondrá la construcción de un muro de unos cuatro metros de alto que dividirá a la ciudad en dos y empeorará la seguridad al estar unidos ambos entornos por túneles subterráneos, creando zonas marginadas.

«Es algo que ya ha pasado en Puertollano y que no queremos para Talavera», indicó De los Ríos, quien recordó además las vibraciones y los ruidos generados por un tren que pasará  en superficie, a 300 kilómetros por hora. «Talavera no se merece esto, tenemos que pararlo».

Al contrario, si viene soterrado, la zona se completaría con un bulevar con zonas verdes y de paseo para que la ciudadanía disfrutara, indicaron.

Rosa de los Ríos recordó ante los medios que el actual es un «momento histórico» que, de no lograrse, «puede condenar a la ciudad» por lo que «nuestro deber es mirar  por las generaciones futuras». No se quedó ahí sino que reconoció que «llegarán hasta donde haga falta» para parar el soterramiento si finalmente no son aceptadas las alegaciones de la ciudad y de diferentes colegios profesionales.

El colectivo insistió en que «necesitamos defender el desarrollo de Talavera» y volvió a lamentar que mientras en Toledo el AVE irá «como sea, en viaducto, soterrado o con segunda estación», aquí no se cumple ni lo firmado por todas las administraciones implicadas. Desviar la línea por la capital regional supone asimismo recuperar sus mercancías, «lo que ha supuesto un lastre para el conjunto del tramo, en especial para el tramo talaverano», añadió.

Tren convencional. Junto a la petición de un AVE soterrado, también se reclamará más inversión y mejoras en el tren convencional, «en el que se ha dejado de invertir desde que se habla de la Alta Velocidad». Óscar Muñoz recordó que esta es una de las demandas dentro del  Pacto por la Recuperación de Talavera, necesario para tener una comunicación «rápida y eficaz» con la capital de España, «adaptada al siglo XXI», además de desdoblar y electrificar la vía, reducir curvas y aumentar las velocidades en determinados tramos. A esto se uniría una rehabilitación integral de la estación y del servicio de bar y cafetería para convertirlo nuevamente «en un espacio vivo».

Asimismo, reclaman una mayor cadencia de trenes al día, muchos perdidos en los últimos años. «Quieren convertir nuestra vía convencional en una vía zombi», asegura Muñoz.