scorecardresearch

San Antón recupera su tradición

O. Furones
-

Como es tradición, decenas de vecinos de Toledo fueron partícipes de la tradicional bendición de San Antón en las puertas de su ermita. Mayores y niños disfrutaron de esta festividad que no puedo sacar su Santo por las calles del barrio.

La ermita del barrio de San Antón volvió a lucir este domingo todo su explendor. Rodeada vecinos, mascotas, como manda la tradicion, cofrades y políticos. Todos ellos llamados a celebrar los actos organizados con motivo de la festividad de San Antonio Abad, patrón de los animales.

Y como viene siendo habitual, mayores y niños se citaron en el lugar con sus mascotas, que fueron debidamente bendecidas, en "un día tan importante para los toledanos, porque empezamos el años volviendo a la casi normalidad, con muchas medidas de precaución. Esto nos hace mirar con optimismo al futuro. Las tradiciones son importantes. El virus sigue estando, no lo olvidemos, pero Toledo vuelve a vibrar con sus tradiciones", apuntaba Milagros Tolón, alcaldesa de Toledo, a La Tribuna.

Perros, gatos, conejos, periquitos, cobayas... no quisieron perderse esta cita y fuerona pasando, a pie de la cruz de la ermita, para recibir el agua santa. Evitando así aglomeraciones y que las personas que lo deseaban bendecian a sus animales con distancia de seguridad. Y es que no hay que olvidar que el proceder de dar la bendición a las mascotas es una modificación moderna de la tradición cristiana que mandaba bendecir el ganado de los ganaderos el día de su patrón. Ahora que las mulas y las vacas no son el día a día de los toledanos, los vecinos sacaron a la calle sus mascotas.

Vecinos del barrio de San Antón durante la bendición de sus mascotas.Vecinos del barrio de San Antón durante la bendición de sus mascotas.

Hubo la tradicional luminaria, bendición de animales tras la celebración de misa, pero de momento ver la procesión del santo por las calles del barrio deberá esperar. El Santo no salió en procesión como otros años, pero eso no evitó que se siguieran vendiendo las roscas y los panecillos de San Antón.