«No me preocupa engordar más o menos para vestir moderna»

J. Monroy
-

Marta Uceta, representante toledana en el corcurso Miss Curvis Internacional, intentará traerse el cetro para la ciudad desde Málaga el próximo 22 de noviembre

La toledana Marta Uceta, vecina de Buenavista. - Foto: Ángeles Visdómine

En realidad, reconoce Marta Uceta, no tiene ni idea de qué es lo que va a valorar el jurado de Miss Curvis Internacional el próximo 22 de noviembre en Málaga para escoger a la más bella de España. Pero si se trata de desparpajo, ser una persona ‘echada para alante’ y saber sobreponerse a la vergüenza, a buen seguro que la representante de Toledo en el concurso va a estar en lo más alto.
Marta es toledana, de las de toda la vida, del barrio de Buenavista, aunque no olvida sus orígenes familiares en Navahermosa. Y si hasta ahora no se había interesado por los concursos de belleza, confiesa, era quizás porque no es veía preparada. Pero como iniciativa no le falta, comenzó a meterse en el mundo ‘curvis’; se enganchó a una agencia de modelos ‘curvis’ en Madrid, hizo un par de desfiles, desfiló en una gala de Miss Curvis en Madrid, y poco a poco le fue enganchando el gusanillo. Así que, aunque lo dudó una única vez, está completamente orgullosa de representar a su ciudad.
De momento, Marta no se está ganando la vida con esto, muy al contrario, tiene que hacer a veces equilibrios para conjugarlo con su profesión sanitaria. El mundo ‘curvis’ es para ella como una afición, «que te sirve a la vez la autoestima, te ayuda a creer en ti misma, muy interesante para mí».
«No me preocupa engordar un kilo más o menos para vestir moderna»«No me preocupa engordar un kilo más o menos para vestir moderna» - Foto: Ángeles VisdómineRepresentante de Toledo. Si de algo está orgullosa Marta es de poder representar a Toledo. De ahí que, aunque cuando la agencia de Madrid le ofreció hacerlo, se planteó si sería capaz, con tanto cambio de traje, se dio cuenta de que en el fondo le gusta. Nunca habría querido participar por otra ciudad, solo por la suya, y poder hacerlo está siendo todo un orgullo.
La coronación de Marta fue en Granada, donde coincidió con las representantes de Córdoba, Cádiz, Almería y Tenerife. Allí, recuerda, vivió una jornada muy emocionante, «como de película». Fueron tres cambios de ropa, varios desfiles, de los más largos que ha hecho, «y el momento de la coronación fue para mí muy especial». Todas las chicas convivieron en el hotel, y después salieron juntas, «de no conocernos de nada, parecía que nos conocíamos de toda la vida».
Confiesa Miss Curvis Toledo que quizás su familia se ha enterado «cuando ya estaba hecho», casi el día de su coronación. Es cierto que llegó a consultar a sus amigas más íntimas si la veían capaz y si les gustaba el concurso para ella. Y la respuesta fue contundente: «Marta, si a ti te gusta, si estás deseando que salga algo de eso para participar, si cada vez estás más en ese mundo, con fotos y desfilando». Finalmente, su propia madre le dio el pequeño empujoncito que le faltaba.
Concurso. Dados los precedentes, Marta espera que el concurso de Miss Curvis Internacional en Málaga será una gran experiencia. Ella va a ganar, lo confiesa. Pero si no es así, seguro que va a disfrutar de la experiencia y de las compañeras.
Miss Curvis Internacional, explica Marta, es muy similar al de Miss España. Por supuesto, no tiene tanta publicidad, pero sirve para que «todas las mujeres, sean con curvas o sin curvas, más o menos delgadas, tengan las mismas posibilidades en el concurso». Todas tienen las mismas posibilidades, y no se busca un único canon de belleza, sino que hay más variedad. Porque «yo no voy a estar preocupada de engordar un kilo más o un kilo menos para poder llegar a vestirme moderna, tirarme fotos o desfilar en bañador».
La representante toledana confiesa que está cansada de estereotipos, de que las chicas tienen que estar siempre delgadas o de ir a las tiendas y ver que las tallas son muy pequeñas. «No es que te baje la autoestima, pero te frustra por así decirlo, porque tienes problemas para encontrar tallas, o son demasiado clásicas», se lamenta. Muchas de las grandes cadenas apenas tienen tallas grandes. Afortunadamente, desde que ha encontrado en el mundo ‘curvis’, Marta ha podido encontrar muchas tiendas, con ropa muy moderna y que le gusta mucho.
Es cierto, reconoce Marta, que siempre se ha arreglado y preocupado por su aspecto, «pero la verdad es que ahora te tienes que preocupar más, tienes que llevar todo perfecto, es otra manera de vivirlo». Se ha tenido que acostumbrar al mundo de la fotografía. De una u otra forma, todo esto le está subiendo mucho la autoestima, reconoce, «y estoy creyendo cada día más en mí».