La federación de hockey cree que el incendio se pudo evitar

I.G.Villota
-

Pidieron al Ayuntamiento que guardase los rollos de césped artificial quemados, propiedad de la entidad, en un almacén y «estaban a la intemperie desde hace un año junto a matojos secos de más de un metro».

La federación de hockey cree que el incendio se pudo evitar

La Federación castellano-manchega de hockey está molesta tras el incendio el pasado fin de semana, el mediodía del domingo, de plantas arizónicas en el perímetro exterior de la parcela de la piscina cubierta del Polígono que afectó a un total de 82 rollos de césped artificial, propiedad de la entidad, que estaban amontonados en el interior de esta parcela municipal. El presidente del colectivo, Felipe Tello, cree que este fuego «se podía haber evitado» y lamenta que nadie del Ayuntamiento de Toledo se hubiese puesto en contacto con ellos para informar del suceso días después del mismo.
Desde la federación pidieron al Consistorio, aseguran, que guardase estos rollos de césped artificial, ahora quemados, en un almacén, una vez que fueron retirados de la pista de hockey de la Escuela de Gimnasia, en 2017, para instalar césped nuevo, lamentando que desde la administración local «no nos hiciesen caso». «Primero los dejaron cerca de la pista y después se los llevaron a la parcela de la piscina del Polígono. Allí estaban a la intemperie desde hace un año junto a matojos secos de más de un metro», denuncia Tello.
«Poco ha pasado», aprecia, alertando de que estos rollos podían ser «un caramelo» para actos vandálicos, incluso que el fuego podía haber afectado a la piscina cubierta, dada la proximidad del lugar en el que estaban almacenados. «Han quedado inservibles y tenían un valor», comenta Tello, quien recuerda que la federación de hockey también solicitó al Ayuntamiento que reutilizase estos rollos, por ejemplo para instalarlos en algún colegio. «Yo propuse Valparaíso», indica.
Empieza en 2015. El presidente del colectivo recuerda que fue en 2015 cuando se inauguró el primer campo de hockey hierba de Castilla-La Mancha en las instalaciones de la Escuela de Gimnasia. El campo -los rollos quemados- vino del Club de Campo Villa de Madrid. «Nos lo regaló», comenta Tello, quien apunta que la inadecuada instalación de los mismo obligó poco después a retirarlos. «Se colocó mal. Los paños de césped debieron ir cosidos, pero pusieron pegamento. A los seis meses se empezó a levantar porque no se había cosido. No tiene sentido en una ciudad con temperaturas tan extremas», sostiene, indicando que la empresa que lo hizo no estaba especializada, costando unos 80.000 euros.
Algo más de dos años después de la instalación, hubo que levantarlos y retirarlos. El Ayuntamiento cambió el césped con el objetivo de que fuese un espacio polivalente y también se pudiese jugar al fútbol. La intervención rondó los 200.000 euros. «Ahora solo se puede jugar al fútbol», comenta Tello.