La CHT reconoce deficiencias del tramo soterrado en Cebolla

Redacción
-

Expone que la cuenca del arroyo Sangüesa aguas arriba del núcleo de Cebolla es muy estrecha y su tiempo de concentración es corto presentando una apreciable pendiente, lo que se traduce en velocidades altas de circulación en el cauce

La CHT reconoce deficiencias del tramo soterrado en Cebolla - Foto: Manu Reino

Aunque la CHT no incluyó ningún nuevo Área con Riesgo Potencial Significativo de Inundación (ARPSI) en la revisión que publicó a principios de este 2019, lo cierto es que sí   decidió que el tramo el tramo de ARPSI del arroyo de Arriba o Sangüesa en Cebolla sea considerado como de origen pluvial-fluvial.
Reconoce así el informe de ‘Revisión y actualización de la evaluación preliminar del riesgo de inundación. 2º ciclo’ que la inundación se genera como una combinación de daños ‘in situ’  producidos por precipitaciones de corta duración y alta intensidad (es decir; de origen pluvial) y el desbordamiento de un cauce (origen fluvial).
Detalla el informe de la CHTque el  arroyo de Arriba o de Sangüesa es afluente del Tajo por su margen derecha, produciéndose la confluencia de ambas corrientes en el paraje de Los Morillos, frente a la población de Bernuy. Su cuenca tiene una superficie de 14,5 km2, siendo la longitud total del cauce de 10,5 kilómetros, aproximadamente.
El arroyo nace en las inmediaciones de la CM-4015 y, hacia mitad de su recorrido, atraviesa soterrado el núcleo urbano de Cebolla, en la provincia de Toledo.
Las razones que han llevado a la CHT a reconocer este tramo ARPSI de origen pluvial-fluvial es que la cuenca del arroyo aguas arriba del núcleo de Cebolla es muy estrecha y su tiempo de concentración es corto presentando una apreciable pendiente, lo que se traduce en velocidades altas de circulación en el cauce. Todas estas características hacen que los hidrogramas sean generalmente cortos con un pico muy pronunciado, típicos de las denominadas avenidas relámpago (flash floods). Además, la orientación de la cuenca es la Oeste/Suroeste, muy favorable a la entrada de frentes húmedos.
También se tiene en cuenta que la cuenca de aportación intermedia entre los extremos del tramo soterrado, de alrededor de un kilómetro cuadrado de superficie, presenta una forma en ‘V’ con dos ramas alargadas a cada lado de la localidad de Cebolla. Esta intercuenca está ocupada en su mayor parte por terrenos urbanos, casi impermeables, por lo que la mayoría de la precipitación que cae sobre ella se transforma rápidamente en escorrentía directa, que circula por varias calles de gran pendiente hasta desembocar en las inmediaciones de la sección de salida del tramo encauzado, cerca de la plaza del Ayuntamiento.
Recoge el informe de la CHT las siete avenidas que ha sufrido Cebolla desde el año 2011, y que han tenido lugar el  21 de abril de 2011; el  4 de julio de 2014; y el  30 de agosto de 2015 cuando, además de los daños habituales a locales y vehículos, povocó  el corte parcial de la CM-4000 y la caída de una torre de alta tensión, seguramente debido al viento. También recuerda la avenida del  25 de febrero de 2016; 6 de julio de 2016;  29 de agosto de 2017; y la última, la del  8 de septiembre de 2018. «Probablemente la peor riada hasta la fecha», matiza y recuerda que esta riada obligó a cortar la CM-4000, varios vehículos fueron arrastrados por la corriente y una persona tuvo que ser hospitalizada. Los daños materiales superaron el millón de euros, según estimaciones de la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha.
Así pues, de estos siete episodios, la CHTdetermina que seis se deben a precipitaciones locales de carácter tormentoso y sólo uno, el de febrero de 2016, es achacable a un periodo de lluvias prolongado y general. De hecho, aprecia el informe, en el mes más lluvioso en la cuenca del Tajo en los últimos años, marzo de 2018, no se produjeron avenidas de consideración en el arroyo.
No obstante, a estas circunstancias se une el hecho de que, en los recientes episodios de avenida, la sección del tramo soterrado se ha revelado insuficiente, pasando la mayor parte del caudal del arroyo a circular en superficie por las calles del pueblo. «Todo ello nos ha conducido a considerar el tramo de ARPSI del arroyo de Arriba o Sangüesa en Cebolla como de origen pluvial-fluvial».