El Carnaval registró una ocupación hotelera del 96,11%

C.M
-
El carnaval tiene swing en Toledo - Foto: Yolanda Redondo

La concejala de Festejos destacó la «tranquilidad» con la que se ha desarrollado todo el programa a pesar de que esta edición ha contado con «una masiva participación» de la población en todas las citas

Maite Puig realizó, como viene siendo habitual tras el fin de semana de Carvanal, un balance de la actividad festiva apreciando «la respuesta masiva de público» en todas las actividades programadas por el Ayuntamiento. Por ello, y destacando que todo se ha desarrollado «con total normalidad y sin ningún suceso reseñable», la concejala del ramo recorrió cada una de las propuestas valorando la gran afluencia «de familias» citadas en Sisebuto el sábado por la mañana, y la diversión y ritmo de un desfile que implicó a más de 1.500 personas.
Sobre la atención prestada al entierro de la Sardina, señaló que en el que «se repartieron 1.500 vasos de vino dulce y 40 kilos de pastas», producto que le sirvió para calcular que si se ofrecieron «unas 1.800 pastas», en la Plaza pudieron llegar a congregarse «alrededor de 2.000 personas». Con todos estos datos y tras «contemplar las calles llenas», Puig se declaró «muy satisfecha» por el transcurrir de un encuentro que, adelantó, el año que viene «volverá a contar con la actuación de una chirigota porque este año ha tenido muy buena aceptación entre los toledanos y toledanas».
En cuanto a las demandas planteadas sobre la necesidad de ampliar el número de aseos públicos o de habilitar más búhos, los responsables de Festejos y de Movilidad coincidieron en señalar que se estudiará este tipo de posibilidades para la próxima edición.
Juan José Pérez del Pino, preguntado por esta opción, aportó lo datos referidos a la utilización del transporte público que este año ha ascendido a los 43.797 viajeros, un 7,79% más que el alcanzado en 2018, cuando los autobuses y búhos ofertados transportaron a 40.629 usuarios.