scorecardresearch

Desgarrador testimonio del sufrimiento del río Tajo en Toledo

O. Furones
-

'La vinculación entre el Tajo y los toledanos a través de la fotografía histórica' ha reflejado este sábado la cruel realidad de sufrimiento que está atravesando el Tajo. Una charla celebrada en el festival 'Música por el Tajo'

La ribera del Tajo a su paso por Toledo está concentrando este fin de semana a cientos de vecinos que quieren "ver un Tajo limpio y caudaloso". Por ello, se está celebrando el festival 'Música por el Tajo', para concienciar de la importancia de este río para la ciudad, y la provincia, bajo el marco de los actos del 50º aniversario de la prohibición del baño en el río.

Diferentes actividades se suceden para "recuperar el río, es el origen de Toledo", declaraba Eduardo Sánchez Butragueño, director general de la Real Fundación de Toledo, durante su intervención en la charla 'La vinculación entre el Tajo y los toledanos a través de la fotografía histórica'. Unas instantáneas que reflejan la dura realidad del paso del tiempo por el río Tajo. 

La contaminación diaria que sufre el río "ha acabado con oficios como los pescadores, todas las personas encargadas de realizar los trabajos de las estructuras para que pudieran pescar, lavanderas, aguadores, gancheros...", pero lo que es más importante "las huertas". Unas huertas que daban vida a la ribera del río, y a la ciudad, "porque los productos ecológicos que tan de moda están los tenemos que traer de otras regiones".

Eduardo Sánchez Butragueño, director general de la Real Fundación de ToledoEduardo Sánchez Butragueño, director general de la Real Fundación de Toledo

La agricultura en un par de años tuvo que decir adiós, el paisaje cultural de Tajo se vio deteriorado. Un paisaje que a día de hoy está a años luz del que los vecinos luchan por recuperar. "Los usos, las costumbres, la convivencia entre el ser humano y el paisaje. Todo se ha perdido, las huertas, los cultivos...", declara Sánchez Butragueño. "Lo normal es lo que se ven en estas fotografías de hace décadas, ahora estamos viviendo algo anormal", sentenció. 

Pero no solo los productos que emanan de la tierra se han visto afectados. Las fotografías de gente bañándose, practicando deportes acuáticos... son una quimera. Un delirio de la imaginación. Casetas, chiringuitos, el club náutico... "lo habitual era aprender a nadar en el Tajo". "En 1967 las primeras grandes fotografías de contaminación del Tajo vieron la luz. Cinco años después, se prohibió el baño. Espuma de dos palmos de alto comenzaban a vislumbrarse".

Un duro relato que refleja una realidad que en pocos años acabó con el gran tesoro de la ribera del Tajo. 50 años de prohibición del baño que esconde algo mucho más dura, la muerte lenta de una ciudad. 

Desgarrador testimonio del sufrimiento del río Tajo en ToledoDesgarrador testimonio del sufrimiento del río Tajo en Toledo

Desgarrador testimonio del sufrimiento del río Tajo en Toledo
Desgarrador testimonio del sufrimiento del río Tajo en Toledo