scorecardresearch

Asaja y UPA prevén una campaña del olivar un 70% más baja

Lola Morán Fdez.
-

Las organizaciones agrarias achacan a la sequía de este año la merma en la producción de aceituna y siguen reivindicando precios justos para los agricultores

La recogida de la aceituna ha comenzado ya en algunas zonas de la provincia. - Foto: Manu Reino

Las organizaciones agrarias Asaja y UPA prevén que la campaña del olivar este año en la comarca de Talavera y en la provincia será en torno a un 70% más baja que la anterior. Se estima que este invierno la recogida alcance tan solo alrededor del 30% de lo recolectado el último año, cuando la producción alcanzó unas buenas cifras.

La presidenta de Asaja Toledo, Blanca Corroto, confirmó que ya hay numerosas zonas donde se ha iniciado la recogida de la aceituna, puesto que por cuestiones climatológicas «se ha adelantado» y a la variedad picual se suma la recolecta de la cornicabra, porque «en la mayoría de los sitios está ya madura», adelantándose más de un mes respecto a lo habitual.

Los olivareros que aún no han comenzado la recogida, lo harán a principios de diciembre estrenando así una campaña que se prevé «corta» por la escasa producción y que llegará probablemente tan solo hasta mediados de enero en lugar de extenderse hasta febrero.

Como expuso Corroto, no hay apenas producción puesto que el olivo «viene acusando una gran sequía en estos años» y 2022 en concreto ha sido «matador» con las altas temperaturas registradas en los meses de verano, con varias olas de calor. El olivo, ante circunstancias así, «es un árbol inteligente y solo mantiene las pocas aceitunas que puede tener», lo que se traducirá en una cosecha que se estima que será de entre un 75-80% menos que el año pasado. «Estamos hablando de unas cifras terribles», lamentó Corroto, quien expuso que si bien se preveía una producción baja, se ha confirmado que será aún inferior a lo previsto al iniciar la recogida.

«A medida que estamos empezando nos estamos dando cuenta que nos movemos ya en unas cifras de un 75 a un 80 por ciento menos que el año pasado», recalcó la presidenta de Asaja, quien recordó que precisamente la anterior «fue mejor de lo esperado». A ello contribuyó curiosamente la borrasca Filomena, que, «salvo a quien le achicharró las olivas», el agua y la nieve «vinieron muy bien para el árbol».

Sin embargo, «este año ha sido justo lo contrario» y «esta sequía tan grande lo que ha hecho es que tengamos todavía menos campaña de la que en un principio preveíamos», ya no solo por debajo de las cifras del año pasado sino de la media habitual. «Hay bastante menos que si fuera un año normal», confirmó Corroto, señalando que esta situación repercute en un mayor gasto por parte de los agricultores porque los costes han sido incluso superiores este año por el incremento de precios del gasoil y los productos fitosanitarios y habrá una menor recaudación al contar con menos producción.

«Se ha hecho una gran inversión para luego, prácticamente, no recoger nada de fruto», expuso la responsable provincial de Asaja, quien señaló que si bien el precio «va a subir», con los costes actuales «no compensa». «Siguen sin salir las cuentas» y, como se viene denunciando desde hace años desde las organizaciones agrarias, ese incremento de precio se queda siempre en el intermediario. Además, Corroto lamentó que, si bien se precisa menos mano de obra este año por haber menos aceitunas, no se encuentran trabajadores.

Ley de la Cadena Alimentaria. A este mismo problema de los precios se refirió la secretaria provincial de UPAToledo, Elisa Fernández, quien subrayó que se da el agravante del incremento de los costes de producción para los productores, que se han multiplicado por tres en el último año. «Tienes el mismo coste de producción si tienes mucha cosecha como si tienes poca», expuso, para añadir que el «único ahorro» es el tener que contratar menos mano de obra para la recogida puesto que los tratamientos habituales del olivar «se tienen que hacer igual, tenga aceituna o no».

Fernández recalcó que mientras cuando hay mucha cosecha los intermediarios pagan precios bajos a los agricultores porque «sobra mucho aceite», cuando se da el caso contrario, «el AOVE está muy caro para los consumidores, pero ese dinero no repercute en los productores». «Siempre somos el primer eslabón de la cadena los que salimos perjudicados a todas horas», insistió la secretaria provincial de UPA, quien exigió en este sentido el cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria en todos los sectores.

Además, Fernández indicó que la comarca talaverana es «una de las zonas más afectadas de Castilla-La Mancha» en cuanto a la merma de producción y, desde las cooperativas de La Jara han trasladado a UPA que su producción será un 30% de lo que tuvieron el año pasado. La pérdida a nivel general será por tanto de alrededor del 70% con respecto a la campaña anterior, a causa de la climatología.

«Cuando el olivo estaba en floración hemos tenido un tiempo que no ha acompañado para nada, hemos tenido una sequía extrema este año y al final eso es lo que hace que el olivo no tenga aceituna», apostilló la responsable de UPA. Además, en aquellos olivares que sí contaban con aceituna, «se ha quedado muy pequeñita».

Por todo, si bien las lluvias del último mes han sido pocas, han permitido pasar de una estimación de «no recoger» la cosecha a poder disponer de ese 30%. Lo que no variará será la calidad, que será, «como siempre, excepcional, porque eso lo da el terreno».