La olvidada central del Ángel

F. J. R.
-

La UCLM rehabilitará la central hidroeléctrica de Azumel mientras que, en la otra orilla del Tajo, su antaño hermana pequeña permanece saqueada y totalmente vandalizada

La olvidada central del Ángel - Foto: Yolanda Lancha

En la última reunión del Consejo del Pacto de la Ciudad de Toledo por el río Tajo, celebrada a comienzos de este mes, se acordó que el Ayuntamiento de Toledo cediera a la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) el edificio 46 de la Fábrica de Armas. Se trata de la antigua central hidroeléctrica de Azumel, que lleva inactiva desde el año 1986. El edificio se va a rehabilitar con cargo a fondos europeos de recuperación y se pondrá de nuevo en uso con el fin de generar energía renovable y abrir líneas de investigación en este campo con un laboratorio.

La fortuna sonríe a la central de Azumel tras años tapiada. Se hizo así pare evitar el saqueo y el vandalismo, algo que no pudo evitar su hermana melliza. Y es que, en la otra orilla del río se encuentra otra de las centrales que hasta su cierre abastecía de electricidad a la fábrica de armas. Ahora, 34 años después de su último servicio, la central del Ángel, que debe su nombre a estar pegada al Cigarral del Santo Ángel Custodio, no es más que un esqueleto desvencijado. Las pintadas se suceden en sus paredes y se mezclan con los excrementos de paloma y los abundantes restos de botellón. No queda nada que no haya podido ser desmantelado. Hace años que las turbinas, generadores e incluso compuertas de esta antigua central, ejemplo vivo del patrimonio industrial de la ciudad, fueron descuartizadas soplete en mano para vender su chatarra al peso.

Los últimos siete años han sido especialmente terribles. Hace ya tiempo que, durante meses, se pudieron ver sus enormes compuertas de hierro tiradas en el cercano paraje de la Bastida. Fueron robadas de día, con total impunidad, y dejadas allí para, poco a poco, ir despiezándolas para venderlas al peso.

La olvidada central del ÁngelLa olvidada central del Ángel - Foto: Yolanda LanchaEn la central del Ángel ya solo quedan las partes más pesadas de las turbinas, aunque muestran cicatrices de estar también siendo troceadas.

Se trata de una maquinaria de principios del siglo XX que ya no se fabrica. Es única e irrepetible, y Toledo la ha perdido para siempre.

El motivo de tan nula protección es que la central del Ángel, al contrario que la de Azumel, no pertenecía al Ayuntamiento ni a la UCLM. La vandalizada estructura es responsabilidad de la Confederación Hidrográfica del Tajo, que no ha puesto medios para evitar el saqueo continuado y el abandono de la instalación.

La olvidada central del ÁngelLa olvidada central del Ángel - Foto: Yolanda LanchaEstas estructuras y su maquinaria eran testimonios de una época en la que la Fábrica de Armas bullía de actividad, presumiendo de ser capaz de autoabastecerse de electricidad.

Ahora, con el reclamo de las energías renovables y su investigación, su hermana de Azumel tendrá una segunda vida, pero la oportunidad  llega demasiado tarde para la central del Ángel, que ya solo es un montón de ruina y, por lo tanto, un peligro potencial para cualquier visitante incauto.

La olvidada central del Ángel
La olvidada central del Ángel - Foto: Yolanda Lancha