scorecardresearch

Filomena las hundió y algunas naves no se han recuperado

J. Monroy
-

Tras un año de trabajo con los seguros y a la espera del dinero de la Zona Catastrófica, aun hay negocios en la calle Río Jarama que todavía no han podido reactivarse por completo

Filomena las hundió y algunas naves no se han recuperado - Foto: David Pérez

Un año después de Filomena, los efectos de la nevada se dejan sentir todavía sobre la bocacalle de la calle Jarama, del polígono industrial de Toledo, en la que derrumbó nada menos que 16 naves. Algunos negocios han podido volver a abrir. Otros, doce meses más tarde, todavía prosiguen una lenta recuperación.

Después de un año catastrófico, 2021 comenzó de la peor manera para un grupo de empresas del polígono industrial de Toledo situadas en una bocacalle de la calle Río Jarama frente a la ITV. El temporal Filomena derrumbó los techos de su fila de naves industriales, una construcción de hará unas tres décadas, que se hizo en forma de urbanización, con un único techo en forma de sierra y tabiquería propia. Las primeras naves cayeron ya el viernes y poco a poco se han ido derrumbando la mayoría de las 25.

Un año después, explica el presidente de los empresarios del polígono, Ángel García, que además también es afectado, «la mayoría de las naves ya están reconstruidas y están funcionando las empresas en la medida que pueden, aunque otras aún están en trámites de ejecución o de permisos».

En su día, los afectados crearon su grupo de Whatsapp para empujar juntos. Ya entonces García apuntó que había cuestiones, como la búsqueda de ayudas, en las que tendrían que ir juntos. También se ofreció la ayuda de la Federación Empresarial Toledana (Fedeto). Después cada empresario tendría que trabajar con sus seguros.

Los primeros en reaccionar, reconocían los afectados un mes después de la nevada, fueron las administraciones. Ahora, explica García, han llegado ya las ayudas a las que se comprometió el Ayuntamiento, sobre todo a las empresas que ya están funcionando. Sin embargo, en cuanto a las ayudas del Estado por la declaración de Zona Catastrófica, «que yo sepa, a día de hoy no se sabe nada, no se sabe cómo está la tramitación, ni se ha comunicado a nadie si las va a recibir».

Por otro lado, este ha sido un año de larga tramitación con los seguros. Ha habido pérdidas millonarias y los empresarios se quejaban tras el siniestro que no respondían todo lo rápido que ellos necesitaban. De hecho, algunos pusieron la situación en manos de sus abogados. García apuntó ya en su día que cada empresario debía ver con el seguro las coberturas que tenía contratadas, para que respondieran. No todos los casos son iguales. Hay varias empresas que han tenido ya una respuesta positiva, lo que les está permitiendo funcionar.

Más problemas. La nevada y sus consecuencias fueron ya el colmo, no solo para estos empresarios, sino para gran parte de los asentados en el polígono industrial. No acababan de salir de la crisis de 2008, recuerda García, cuando llegó la pandemia y el Estado de Alarma. Después llegó Filomena y más tarde incluso la Dana, que también dejó paralizó negocios y dejó muchos desperfectos por inundaciones en las naves, con lo que «las empresas estamos sufriendo mucho, lo está sufriendo el ciudadano de a pie, las empresas estamos sufriendo más todavía, y aquí de ayudas llegan las justas». Tendrán que seguir luchando por sus empresas, apunta.